sábado, 25 de febrero de 2012

DERECHOS HUMANOS Y MODELOS DE DESARROLLO

MODULO I
1. DERECHOS HUMANOS (DEVENIR E IMPLANTACIÓN EN EL MUNDO OCCIDENTAL)
“Los derechos humanos son demandas de libertades, facultades o prestaciones, directamente vinculadas con la dignidad humana, reconocidas como legitimas por la comunidad internacional y merecedoras de protección jurídica tanto en el plano interno como internacional”.
A inicios de los años ochenta del siglo XX, se abrió un debate en el mundo académico e intelectual en torno a las minorías étnicas, nacionales, grupos culturales, lingüísticos y religiosos, así como sobre toda clase de entes colectivos que reclamaban extensas reivindicaciones sociales y la titularidad de derechos como sujetos. En Europa y América del Norte, especialmente en este, las minorías étnicas y nacionales en algunos Estados plantearon una fuerte crítica a estas sociedades liberales occidentales. Amparados, estos grupos sociales (“culturales”) por políticas del multiculturalismo y propuestas teóricas del comunitarismo, el valor “identidad” se ha sumado a los valores “libertad” e “igualdad” como la tríada que da sostén a los derechos humanos.
Asimismo, se afirma que los últimos escollos sociales que le quedan por vencer al modelo de la democracia liberal occidental son los movimientos religiosos y las reivindicaciones de las naciones que aún no se han constituido en Estados. Entonces, podemos afirmar a priori que la democracia liberal occidental no es aún un modelo universal, y menos un pre requisito de la post modernidad. Ciertamente, los derechos humanos, la democracia, y la noción de Estado de Derecho se encuentran vinculadas en el mundo occidental, mas no de igual forma en todos los países y en todas las culturas. Asimismo, las libertades políticas que sustentan las nuevas exigencias políticas de las naciones, minorías étnicas y de las religiones que no pertenecen a la cultura societaria imperante, son conocidas como libertades de “no-dominación”, o el valor “identidad”, las nuevas nociones de la filosófica política en la cual se sustentan los derechos comunitarios, y la fundamentación jusfilosófica de los derechos humanos de tercera generación.
En este ensayo mostraremos los antecedentes de los vínculos entre los derechos humanos y el mundo político, describiremos el desarrollo progresivo de los derechos humanos, hasta llegar a los derechos colectivos, y analizaremos la contradicción entre la generación de las nuevas libertades y el liberalismo clásico, con su propuesta jurídica de noción de derechos humanos.
Podemos afirmar, a priori, que los derechos humanos se basan en una ideología individualista y tienen como sustento jurídico la noción de derecho subjetivo. Sin embargo, en el devenir histórico de la sociedad capitalista occidental, reivindicaciones de grupos sociales con propia identidad política, social, cultural étnica, lingüística, nacional, etc. se han amparado en derechos humanos nuevos, con valoraciones morales propias.
Asimismo, la guerra fría y el mundo polarizado incubó de cierta manera estas contradicciones sociales que poco a poco fueron formándose en el seno de los Estados. Las contradicciones políticas de los Estados expansionistas y hegemónicos hizo conscientes – teóricamente o no -, a organismos internacionales, individuos y naciones enteras la necesidad de un sistema internacional de protección de sus intereses como colectividad, como nación, y más allá todavía, como humanidad.
Tanto el dialogo político hemisférico Norte y Sur, la experiencia del Grupo de los No Alineados, así como el fin del colonialismo, la reivindicación de la autodeterminación de los pueblos y de las religiones, y las exigencias de muchas naciones de constituirse en Estados, son los elementos que constituyen el ambiente ideológico para los derechos humanos de tercera generación . En un plano teórico, los comunitaristas como MacIntyre, Sandel, Bellah, Taylor, Walzer, el propio Kymlicka, y sin dejar de mencionar una obra tan crucial como la de Benededict Aderson, han realizado aportes en este campo ideológico para la constitución de los derechos comunitarios.
Derechos Humanos, devenir e implantación en el mundo occidental:
 Los derechos humanos son aquellos que gozamos, por el sólo hecho de ser personas, sin distinción social, económica, política, jurídica e ideológica. El desarrollo del concepto de derechos humanos en Occidente, se remonta a los pensadores griegos y romanos, pero fue santo Tomás de Aquino quien desarrolló la teoría religiosa del "derecho natural", al cual deben subordinarse todas las otras leyes del Estado.
 En los siglos XVII y XVIII, los filósofos de la Ilustración, Jean Jacques Rosseau, John Locke, el barón de Montesquiu, desarrollaron teorías sobre el derecho natural que proviniesen del uso de la razón y elaboraron, basándose en derechos individuales, normas sobre el Estado.
 La " Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano", enunciada por la Asamblea Nacional durante el proceso de la Revolución Francesa, aseguraba entre otros, los derechos de la libertad, igualdad y afirmaban el principio republicano de la soberanía popular.
 Durante el siglo XX, la forma republicana de gobierno y los nuevos derechos que implicaba, fueron generalizándose en los nacientes estados americanos; ya los Estados Unidos la habían adoptado en 1776.
 En este siglo, además, apareció la idea de que estos derechos deberían ser consagrados como artículos del derecho internacional.
 Los estados europeos fueron evolucionando hacia regímenes constitucionales, en los que se limitaba el poder de las monarquías, influidos por los principios de la Revolución Francesa. Pero a principios del siglo XX, parecían que estos derechos eran inalcanzables para muchas personas afectadas por las guerras, el colonialismo, la ignorancia y la miseria.
 En algunas partes del mundo surgieron gobiernos totalitarios, que violaban sistemáticamente estas facultades y se cometían atroces violaciones contra la dignidad humana, como los sucesos ocurridos durante la Primera y Segunda guerra mundial. Surgió, entonces, la necesidad de una protección internacional de Derechos Humanos, para lo cual era fundamental crear una organización que tuviera como objetivo la defensa y control del cumplimiento de estos derechos.
 De esta manera, el 24 de octubre de 1945, representantes de 50 países se reunieron en la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos y redactaron la carta de las Naciones Unidas, que dio origen a esta organización internacional (ONU) destinada a ..."preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, a reafinar la fe en los derechos fundamentales del hombre, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de a libertad"...
 Esta carta es un documento jurídico, obligatorio y sus disposiciones no pueden contradecirse por ninguno de los gobiernos de los estados que componen la organización.
 Poco tiempo después, los delegados de cada Estado en la ONU, aprobaron el texto de "Declaración Universal de Derechos Humanos" , el 1 0 de diciembre de 1948.
 Esta declaración no es una norma jurídica obligatoria, aunque con ella comienza la internacionalización de los derechos humanos, caracterizados por un consenso generalizado en la comunidad internacional, respecto de los cuales son derechos inherentes a la dignidad del hombre, sin distinción de raza, sexo, idioma o religión de las personas.
 Posteriormente, la ONU aprobó diferentes documentos que se refieren a diferentes aspectos de los derechos humanos: la Declaración de los derechos del niño en 1959, la Declaración sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer en 1967, el Pacto internacional de derechos civiles, políticos y el pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales en 1966, entre otros.
 Si bien existe un Comité de Derechos Humanos en la ONU, que se ocupa de que estos pactos se cumplan, su eficacia es restringida ya que no existe legislación internacional que obligue a los gobiernos de los diversos estados, a proteger los derechos de las personas. Pero las críticas y los informes ante la opinión pública mundial, son a veces modificadores de algunas situaciones.
 Existen además numerosos pactos y declaraciones de organismos regionales, como el "Convenio europeo para protección de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales", la "Declaración Americana de Derechos y Deberes del hombre" aprobado por la OEA en 1948, la conocida "Declaración de Bogotá " y la "Declaración Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Ricá" aprobada en 1969.
 Configuración de los derechos humanos en el mundo occidental
 Pueden observarse hoy una serie de tendencias tanto políticas como económicas que afectan a todo el área en mayor o menor medida y que han impedido que se realizaran mayores progresos durante estos últimos diez años tanto en materia de cooperación económica y política como en materia de seguridad, a través del Proceso de Barcelona y del menos ambicioso y más limitado Diálogo Mediterráneo de la OTAN.
  Las principales cuestiones o tendencias que se observan en materia política en el entorno del mundo oriental podrían resumirse así:
      La falta de solución de la cuestión palestina y la falta de esperanza    en que pueda ser resuelta a corto plazo de manera justa y satisfactoria, ha sido utilizada por muchos para entorpecer procesos de acercamiento y ha supuesto – sin duda – para la calle árabe un factor de resentimiento, odio y frustración hacia quienes consideran mantenemos una actitud de “doble rasero” con la Potencia Ocupante, Israel.
   El crecimiento exponencial de la amenaza terrorista, que afecta a todos por igual y que tiene importantes implicaciones políticas en la ribera sur, al obligar a medidas de seguridad que conllevan el riesgo evidente de paralizar o ralentizar los movimientos de apertura política, lo que a su vez incide en la economía y en el progreso de las relaciones norte y sur en general.
      La creciente llamada de las sociedades árabes para una mayor participación y apertura de la vida política, como consecuencia de un mayor grado de educación y las facilidades de acceso a los medios audiovisuales (TV e Internet), que provoca en muchos lugares tensiones internas con las oligarquías dominantes.
      El auge en todas partes, bajo distintas formas o intensidades del “Islam Político”, frente al aparente fracaso de los partidos tradicionales y los movimientos “nacionalistas” árabes, es fuente creciente de inestabilidad y nerviosismo en los ámbitos políticos.
      La reciente explosión de los movimientos migratorios en la región ya sea provenientes del Sahel hacia la costa libia o del África central y occidental hacia Argelia, Marruecos y Mauritania, hoy convertida en un intolerable tráfico de personas en manos de bandas organizadas y conectadas con elementos corruptos de fuerzas de seguridad en la región, constituye una nueva amenaza que mueve cantidades que pueden estar cerca de los 500 millones de euros.
     Este reciente factor de inestabilidad que empieza a afectar seriamente a los países de tránsito como son los del Magrheb obliga a montar un sofisticado aparato de cooperación regional, subregional y bilateral y ha sido incluido en el nuevo Programa de Acción del Proceso de Barcelona, como nuevo capítulo del Partenariado Euromed.
      El relativo fracaso de la dinámica política europea junto   a la nueva estrategia intervencionista norteamericana, después   de años de “laissez faire” en la zona: “keep the soviets out, the   oil flowing and the region quiet”.    Hoy los EEUU han pasado de una estrategia que consistía en gestionar el inmovilismo a otra que pretende provocar y gestionar el cambio. Frente a ello, las dificultades internas en Europa hacen que se diluya nuestra capacidad de presencia. “The important is not so much the credibility of the message but of the Messenger” me decía el otro día un representante de la Liga Árabe.
 En efecto, el relativo ensimismamiento de la UE, después del fracaso del Tratado Constitucional y la difícil gestión de las ampliaciones recientes y las que se avecinan, especialmente la turca, no facilitan la acción de la UE en la región y ello repercute negativamente en la eficacia de nuestra Asociación mediterránea.
La toma de conciencia por parte de todos nuestros asociados   del sur de la necesidad de proseguir en la vía de los contactos   multilaterales ya sea a nivel regional o sub – regional para hacer   frente tanto a los peligros que puede suponer la globalización   como la no deseada    Origen liberal de los derechos humanos
Los derechos humanos no son un invento del derecho positivo, los cuales anuncian los valores que las antiguas culturas nos dieron; la mayoría de los pueblos civilizados han guardado como patrimonio moral e históricos las experiencias que obtuvieron a través de su vida comunitaria, pero es indudable que los derechos han sido reconocidos través de convenciones y protocolos, en el ámbito internacional y de constituciones políticas en el ámbito de cada estado.
La teoría de los derechos humanos tiene una tradición milenaria en occidente, desde los antiguos pensadores griegos hasta nuestros días; contrariamente la positividad de esos derechos pertenece a la edad moderna cuando se pasa paulatinamente de la sociedad teocentrista y estamental a la sociedad antropocentrista e individual por la ola del renacimiento, le reforma protestante, el humanismo, la ilustración, sucesos magnos de pensamiento burgués Europeo.
En las antigua Grecia se desarrollaban los primeros elementos constitutivos de la democracia tanto en el medio social, cultural, político como económico; en que surgieron los primeros conceptos sobre Democracia, Derechos, y quienes eran sus protagonistas. Los ideales de la democracia antigua son:
Democracia: Definida como el gobierno del pueblo se baso en igualdad política, igualdad social, y gobierno del pueblo.
La libertad: para los griegos ser libre es no ser esclavo de nadie, esta libertad se fue logrando sucesivamente así la libertad civil se alcanzo al abolirse la prisión por deudas, la libertad jurídica al proteger al ciudadano con el habeas corpus, y la libertad política con el derecho de obedecer la ley.
‘’Todos le deben obediencia porque, entre otras razones toda ley es una invención y un don de los dioses al mismo tiempo que una  descripción  del hombre sabio, el contrato de una sociedad al que todos sus habitantes deben adaptar su manera de vivir’’.
Cabe anotar que no todas las personas en la antigua Grecia eran consideradas ciudadanas, era un privilegio para personas nacidas y educadas en la Ciudad -Estado.
Roma      :
En la antigua roma se crea el derecho romano     : Los conflictos generados por las guerras llevan a una nueva era de la organización del poder, con base en lazos de dependencia personal de los campesinos o los siervos hacia los señores Barones y Reyes, esta situación fue conformando un nuevo centro de decisión de poder en la corte, encabezada por el Rey, conformada por Barones y campesinos súbditos donde en ultima quien defendía los conflictos entre las personas era el Rey.
Con esta concentración del poder junto con la situación de conflictos que vivió Inglaterra hacia los siglos XI, XII y XIII llevo a plantear una nueva relación entre las personas pues con ello se creó la CARTA MAGNA, Otorgada por Juan Sin Tierra e 17 de Julio de 1215 la cual dice:
‘Juan, Rey de Inglaterra por la gracia de Dios, Sor de Irlanda,... todos sus funcionarios y leal súbditos salud. Sabed que ante Dios, por el bien de nuestra alma y la de nuestros antepasados y sucesores, para honor de Dios y saltación de la iglesia y para mejor organización de nuestro reino..... ‘.
Originada en Inglaterra buscaba la autoridad de Rey en beneficio de las libertades es decir de los privilegios de la Iglesia y los Barones y al asociar las ciudades a estas nuevas garantías se obligaban al Rey a no colocar impuestos sin el consejo de reino. La Carta abrió la puerta para el desarrollo de la constitución y la democracia.
Algunas concesiones hechas por el Rey a cada grupo   social:
A la Iglesia: el Rey concede que   la iglesia Anglicana sea libre, tenga todos los derechos enteros   y la libertad de ser inviolables.
A los Condes y Barones: Obtienen que el   derecho antiguo sea respetado en cuanto servicio   militar se refieren, así como a sucesión feudal, guarda, matrimonio,   deudas, patronato, etc.
 A la clase   media rural: No se puede obligar a las cargas militares indebidas   o al derecho de guarda obtienen garantías.
 A la Burguesía mercantil: Que la ciudad   de Londres tenga todas sus antiguas libertades y libres costumbres,   tanto por la tierra   como por el agua.
1.1. CONFIGURACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS OCCIDENTAL (ORIGEN LIBERAL DE LOS DERECHOS HUMANOS)
1.2. CRITICAS JURÍDICAS A LA DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS
Redactada en 1948, en plena guerra fría, La Declaración Universal de los Derechos Humanos tiene serias deficiencias, vaguedades y omisiones que han dificultado la defensa de los derechos fundamentales.
Para empezar, no existen en La Declaración ni definición de derecho ni definición de libertad, de tal suerte que derechos, libertades y prohibiciones se intercalan indiscriminadamente, reiterando obviedades y omitiendo afirmaciones básicas.
Tampoco hay jerarquización de derechos, lo cual ha permitido que en defensa de unos se vulneren otros, a veces más importantes. Por ejemplo, el derecho a la propiedad intelectual pasa con frecuencia por encima del derecho a la salud.
Por último, las facultades que le asigna La Declaración a la ONU para asegurar el respeto efectivo de los Derechos Humanos, son totalmente insuficientes, dejando bajo la responsabilidad de los gobiernos nacionales el decretar medidas para alcanzar "progresivamente" derechos cuyo incumplimiento debiera ocasionar una inmediata acción internacional.
Desarrollo mis ideas:

Si se considera que los derechos fundamentales son el reconocimiento y la asignación por parte de una colectividad, de determinados bienes cuyo beneficio es considerado justo y necesario para todos, entonces se comprenderá que las libertades no son otra cosa que el usufructo de derechos. En otras palabras, el reconocimiento y la asignación de un bien tienen como consecuencia inmediata la creación de un límite, la demarcación de una esfera de acciones legítimas, de otras que no lo son, pues afectarían al bien otorgado. En este sentido, libertades y prohibiciones emanan del derecho, y la libertad no es más que la posibilidad de actuar legítimamente.
Pues bien, cuando en el Artículo 1 de La Declaración se dice que todos los seres humanos nacen libres; cuando en el Artículo 3 se afirma que todo individuo tiene derecho a la libertad; o en el Artículo 4, que nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, o en el Artículo 13, que toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia, asistimos a un absurdo circunloquio sobre un derecho no reconocido abiertamente, el de la autodeterminación.
Tratar de afirmar un derecho a partir de las libertades que de él emanan, es una vasta labor que arriesga ser insuficiente, pues es muy probable que queden acciones legítimas sin enunciar.
Cuando en el Artículo 5 se dice que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos inhumanos, crueles o degradantes ¿qué derecho está expresado así, de forma negativa? ¿El derecho a la presunción de inocencia, el no mencionado derecho a la integridad física y moral, o el aún más vago derecho a la dignidad? La dificultad de reconocer un derecho a partir de una prohibición, es que no quedan claros los límites, lo cual lo vuelve inexigible en términos positivos, y permite que sea vulnerado en circunstancias no previstas o cuando varía la interpretación de lo que se prohíbe.
El Artículo 6, que dice: "Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica" nos lleva directamente al problema de la nacionalidad. No es lo mismo reconocer un derecho que otorgarlo. El Artículo 6 está redactado de tal forma que ni las instituciones internacionales ni los gobiernos nacionales se ven obligados a otorgar personalidad jurídica, sino a reconocerla cuando ya ha sido otorgada. Esto deja a millones de personas en la indefensión, pues viven en países cuyos gobiernos carecen de los recursos necesarios (o la voluntad) para identificar y tener el historial de cada uno de sus habitantes.
Aquí se pierde la fabulosa oportunidad de que la personalidad jurídica no sea otorgada por un gobierno nacional sino por una instancia internacional capaz de velar por derechos de todos.
Uno de los problemas centrales de La Declaración es que plantea derechos universales que sin embargo deben ser garantizados por gobiernos nacionales, que privilegian a sus ciudadanos y funcionan como sistemas de exclusión.
Todos los hombres tienen derecho a la educación, a la salud, a la vida, al trabajo, etc. en su país y no fuera de él, y como los países están en continua lucha comercial, resulta que unas naciones se esfuerzan para que otras (la mayoría) no puedan garantizar los derechos humanos de sus habitantes.
En este contexto queda evidente el cinismo del segundo inciso del Artículo 15, que dice: "A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad". La palabra "arbitrariamente" permite que el mundo sea un sistema de explotación basado en la imposibilidad de miles de millones de personas de cambiar de nacionalidad, a pesar de que en sus países no tienen garantizado ningún derecho.
Mientras no exista un organismo internacional democrático, capaz de imponerse sobre las arbitrariedades de las grandes potencias, La Declaración Universal de los Derechos Humanos no será más que una bella declaración o, en el mejor de los casos, un ideal. La universalidad de los derechos humanos implica necesariamente la existencia de un gobierno internacional capaz de garantizarlos; lo demás son palabras y buenos deseos.
El Artículo 16 que trata sobre el derecho a casarse (que en realidad sería una libertad otorgada por el derecho a la autodeterminación) omite escandalosamente desarrollar los temas de la paternidad y los derechos del niño, que al ser considerados años después en declaraciones independientes, pierden la contundencia de ser incluidos en una sola declaración. Además, comete el error de considerar que los matrimonios sólo pueden ser formados por hombres y mujeres.
Los Artículos 18, 19 y 20 hablan del "derecho a la libertad de", lo cual es absurdo. Como mencioné al principio, las libertades emanan de los derechos y no al revés. En vez de hablar de libertad "de pensamiento, de conciencia, de religión, de opinión, de expresión", bastaría afirmar que los hombres tenemos derecho a expresar nuestras ideas, rendirle culto a nuestras creencias y tener acceso a los medios masivos de comunicación.
Más allá del Artículo 27, creo que el tema de la investigación científica (como la de otra índole) y la socialización de sus beneficios, merece tratarse en un artículo aparte, al igual que el derecho a la información, cuya naturaleza y oportunidad deberían especificarse.
Los derechos expresados en los Artículos 22, 23, 24 y 25, son los que menos se respetan, y esto es grave, pues no tener alimentación, vestido, vivienda, trabajo o asistencia médica, pone en peligro la vida, que es sin duda el derecho universal más importante.
El mundo ha cambiado mucho desde 1948. Ahora tenemos los conocimientos y los medios de producción suficientes para garantizar la supervivencia de todos, y sin embargo privilegiamos el derecho a la propiedad. Nos parece justo que naciones ricas tengan gastos superfluos, mientras obligan a las naciones pobres a cumplir compromisos y pagar deudas que ponen en riesgo los derechos fundamentales de sus habitantes. Nos parece loable que unas cuantas personas ganen millones de veces más de lo que necesitan, mientras las mayorías desesperan en la miseria.
Esta visión errada debe modificarse con la redacción de una nueva Declaración Universal de los Derechos Humanos, que deje clara la supremacía de la vida sobre la propiedad, derrumbe el sistema de explotación creado por las fronteras, y abra el camino para replantear las estructuras básicas de la ONU.
1.3. EL RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS HUMANOS.
El pensamiento filosófico, moral y ético que está detrás del concepto de  derechos humanos se remonta a los tiempos de las primeras civilizaciones.
Las luchas por conseguir libertades humanas fundamentales han transformado para siempre la manera como los seres humanos se relacionan unos con otros, así como la relación existente entre el individuo y el Estado, y las expectativas de justicia social, normas internacionales consensuadas y un orden global.
Los derechos humanos han sido reconocidos y codificados a nivel internacional a lo largo de los últimos 50 años, comenzando con la creación de la Organización de las Naciones Unidas tras la Segunda Guerra Mundial.
Durante las siguientes décadas, sin embargo, los derechos humanos no ocuparon un papel central en las prácticas del desarrollo, y lo que sucedió fue que las organizaciones que se esforzaban por introducir mejoras en los derechos humanos actuaron en paralelo con practicantes del sector del desarrollo.
Los derechos humanos y el desarrollo no empezaron a convergir hasta el final de la década de los noventa. Algunos cooperantes introdujeron mejoras en las prácticas del desarrollo, con lo que se promovieron principios sobre métodos de trabajo que se acercaban cada vez más a principios basados en los derechos humanos. Otros, y en especial aquellas personas que luchaban en pro de los derechos civiles y políticos de grupos marginalizados, ampliaron su misión para incluir la búsqueda de mejoras en el estatus social o económico. Cualquiera que fuese la motivación, la adopción de un punto de vista basado en los derechos humanos se ha convertido ya en uno de los principales intereses de la comunidad internacional dedicada al desarrollo.
En 1997 se llegó a una coyuntura de importancia crítica para muchos organismos del desarrollo cuando el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas hizo una llamada a favor de que fuesen integrados (mainstreaming) los derechos humanos en todo el sistema de las Naciones Unidas (es decir, incluyéndolos en todos sus temas y aspectos). Desde entonces, la integración de los derechos humanos en la programación del desarrollo – tema al que se ha dado el nombre de "planteamiento basado en los derechos humanos" – viene ganándose cada vez con más intensidad la atención de las personas dedicadas a estos temas, sea porque trabajan en los organismos de las Naciones Unidas (notablemente UNICEF y OACDH), las ONG (tanto nacionales como internacionales), o gobiernos donantes (como por ejemplo SIDA – Swedish International Development Agency, Agencia sueca de desarrollo internacional - y DFID – Department for International Development, Ministerio británico de cooperación internacional).
1.3.1    ESTADO LIBERAL Y RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS HUMANOS DE PRIMERA GENERACIÓN
El Estado liberal es el que surge como resultado de la Revolución Liberal en sustitución de la Monarquía absoluta propia del Antiguo Régimen. Es el sistema político propio del comienzo de la Edad Contemporánea, en la nueva formación económico social que puede denominarse Nuevo Régimen o Régimen Liberal. Su duración en el tiempo puede entenderse como continua hasta la actualidad o limitarse hasta el período de entreguerras (1918–1939), en que entra claramente en crisis.
Primera generación
Surgieron por la revolución francesa en 1789, son también derechos consagrados por que también son el derecho a la nacionalidad, derecho a la participación, derecho a la movilización y libertad de expresión
Estos derechos surgieron como respuesta a los reclamos que motivaron los principales movimientos revolucionarios de finales del siglo xviii (18) en occidente. Estas exigencias fueron consagradas como auténticos derechos y como tales difundidos internacionalmente.
Los derechos civiles y políticos están destinados a la protección del ser humano individualmente, contra cualquier agresión de algún órgano público.
Se caracteriza porque imponen al estado el deber de abstenerse de interferir en el ejercicio y pleno goce de estos derechos por parte del ser humano el estado debe limitarse a garantizar el libre goce de estos derechos, organizando la fuerza pública y creando mecanismos judiciales que los protejan.   Los derechos civiles y políticos pueden ser reclamados en todo momento y en cualquier lugar, salvo en aquellas circunstancias de emergencia que permiten el establecimiento de ciertas limitaciones en solo algunas garantías.
1.3.2.  EL ESTADO SOCIAL Y DE BIENESTAR Y RECONOCIMIENTO DE LA SEGUNDA Y TERCERA GENERACIÓN DE DERECHOS HUMANOS.
Estado Social o, en términos más recientes Estado Social de Derecho, es un concepto propio de la ideología o bagaje cultural político alemán (Sozialstaat y "Sozialrechtsstaat" respectivamente). El concepto se remonta a la formación del Estado alemán y, pasando a través de una serie de transformaciones, en la actualidad forma las bases político-ideológicas del sistema de Economía social de mercado.
El Estado social es un sistema que se propone de fortalecer servicios y garantizar derechos considerados esenciales para mantener el nivel de vida necesario para participar como miembro pleno en la sociedad.
El concepto Estado del bienestar denomina en ciencias políticas y económicas una aproximación o propuesta política o modelo general del Estado u organización social, usualmente entendida como una según la cual el Estado provee ciertos servicios o garantías sociales a la totalidad de los habitantes de un país.[1]
T.H. Marshall lo define como una combinación especial de la democracia, el bienestar social y el capitalismo.
Para algunos, es el añadido de un Quinto poder del Estado: el de intervención económica, añadido a los tres poderes clásicos de Montesquieu y al cuarto poder, que son los medios de comunicación. Para otros, como Claus Offe, es un cambio profundo que nos permite hablar de un Estado Moderno
Más que un concepto específico, se considera que el término es una categoría práctica para designar ya sea un conjunto de propuestas o una propuesta general acerca de cómo el Estado debe o puede proceder.
Segunda generación
Se desarrollaron a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XXI. La constituyen los derechos económicos, sociales y culturales, incorporados en la Declaración de 1948, debidos a los cuales, el Estado de Derecho pasa a una etapa superior, es decir, a un Estado Social de Derecho.
De ahí el surgimiento del constitucionalismo social que enfrenta la exigencia de que los derechos sociales y económicos, descritos en las normas constitucionales, sean realmente accesibles y disfrutables. Se demanda un Estado de Bienestar que implemente acciones, programas y estrategias, a fin de lograr que las personas los gocen de manera efectiva
Los derechos de Segunda Generación o Derechos Económicos, Sociales y Culturales tienen como objetivo fundamental garantizar el bienestar económico, el acceso al trabajo, la educación y a la cultura, de tal forma que asegure el desarrollo de los seres humanos y de los pueblos. Su reconocimiento en la historia de los Derechos Humanos fue posterior a la de los derechos civiles y políticos, de allí que también sean denominados derechos de la segunda generación.
La razón de ser de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales se basa en el hecho de que el pleno respeto a la dignidad del ser humano, a su libertad y a la vigencia de la democracia, solo es posible si existen las condiciones económicas, sociales y culturales que garanticen el desarrollo de esos hombres y esos pueblos.
La vigencia de estos derechos se encuentra condicionada a las posibilidades reales de cada país, de allí que la capacidad para lograr la realización de los mismos varía de país a país.
Estos derechos económicos, sociales y culturales, pueden exigirse al Estado en la medida de los recursos que efectivamente él tenga, pero esto no significa que el Estado puede utilizar como excusa para el cumplimiento de sus obligaciones, el no poseer recursos cuando en realidad dispone de ellos.
En este aspecto, deben verificarse los indicadores de desarrollo integral en relación con la distribución que hace el Poder Público de sus ingresos en razón de la justicia social.
Tercera generación
Es el derecho a un medio ambiente sano. Por su parte, la tercera generación de derechos, surgida en la doctrina en los años 1980, se vincula con la solidaridad. Los unifica su incidencia en la vida de todos, a escala universal, por lo que precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones en un nivel planetario. Normalmente se incluyen en ella derechos heterogéneos como el derecho a la paz, a la calidad de vida o las garantías frente a la manipulación genética, aunque diferentes juristas asocian estos derechos a otras generaciones: por ejemplo, mientras que para Vallespín Pérez la protección contra la manipulación genética sería un derecho de cuarta generación, para Roberto González Álvarez es una manifestación, ante nuevas amenazas, de derechos de primera generación como el derecho a la vida, la libertad y la integridad física. Este grupo fue promovido a partir de los ochenta para incentivar el progreso social y elevar el nivel de vida de todos los pueblos.
1.3.3. MARCO JURÍDICO VENEZOLANO
Derecho supra Nacional, derecho Nacional y: Evoluciona Constitucional 1936-1999.
3.- Marco jurídico actual: En este acápite debemos distinguir la normativa supranacional y los textos nacionales que contemplan y regulan lo atinente a los derechos humanos. Así, tenemos:
A.- Derecho Supranacional
     - Textos aplicables al continente americano en general
Los derechos humanos reconocidos nacen de instrumentos sin otra fuerza vinculante que no sean los principios éticos que recogen de la evolución histórica de la sociedad humana, como son la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de la Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, aprobada por la Novena Conferencia Internacional Americana, también en 1948, que consagran los principios éticos que luego han sido desarrollados tanto por las Naciones Unidas como por la Organización de Estados Americanos a través de instrumentos de obligatorio cumplimiento por los Estados signatarios, por ser Tratados, constituidos por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que entró en vigor el 23 de marzo de 1976 (en Venezuela desde el 10 de mayo de 1978) y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, adoptada el 22 de noviembre de 1969 y ratificada por Venezuela el 09 de agosto de 1977.
Existen otros instrumentos normativos de protección de los derechos humanos, como Declaraciones, Reglas Mínimas, Códigos de Conducta y Resoluciones, que son adoptadas por organismos del sistema universal, (ONU, OEA) cuya obligatoriedad para los Estados suscriptores es discutida, por no ser propiamente Tratados, ya que la mayor parte de las legislaciones nacionales contemplan un mecanismo específico de aprobación de éstos.
De los Tratados, surgen procedimientos convencionales y no convencionales. Los primeros, contemplan la creación de Comités específicos. Así, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el órgano convencional más importante es el Comité de Derechos Humanos, ante el cual toda persona que alegue violación de derechos humanos puede acudir, cumpliendo ciertos requisitos de admisibilidad. Otros Comités son: El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (creado por la Convención sobre la eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer); el Comité contra la Tortura (creado por la Convención contra la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes); Comité de los Derechos del Niño (creado por la Convención sobre los Derechos del Niño). La competencia de estos Comités depende del reconocimiento expreso de los Estados.
  - Textos suscritos por Venezuela incorporados al derecho positivo venezolano
Venezuela, al amparo de los Tratados suscritos (PIDCP y CADH) y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y Convención Americana sobre Derechos Humanos, ha firmado diversas Convenciones y Protocolos, ratificando su disposición a cumplirlas, entre las que destacan:
Segundo Protocolo facultativo del PICDCP, relativo a la abolición de la pena de muerte, el 22-02-93; la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio, el 12-07-60; la Convención sobre derechos políticos de la mujer, el 31-05-83; la Convención Interamericana sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el 02-05-83; la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles y degradantes, el 29-07-91; la Convención sobre los derechos del niño, el 13-09-90; la Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura, el 26-08-91; la Convención Interamericana sobre desaparición forzada de personas, el 09-09-94, entre otras.
Las actividades de organismos no Convencionales, como la Comisión de Derechos Humanos, dependiente del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, no generan responsabilidad jurídica y sus exámenes y recomendaciones sobre la situación de los derechos humanos en determinados Estados, no pasan de ser sanciones políticas y éticas.
El sistema de protección de los derechos humanos recogido en normas supranacionales, a nivel regional, está constituido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
El sistema europeo de protección de los derechos humanos está conformado por la Convención para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales (Roma, 1950) y la Carta Social Europea (Turín, 1961) y el mecanismo de defensa de los derechos humanos lo constituye el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
 B.- Derecho Nacional
     - Constitución de 1961 (Título III Capítulo III: Derechos Individuales; Capítulo IV: Derechos Sociales; Capítulo V: Derechos Económicos; Capítulo VI: Derechos Políticos)
El constituyente venezolano de 1961 advierte que los derechos y garantías consagrados en los indicados Capítulos son sólo a título enunciativo, y por tanto, no debe entenderse como negación de otros que aunque no figuren expresamente en la Constitución son inherentes a la persona humana (Art. 50). En tal sentido declara que la ausencia de una Ley que reglamente tales derechos no menoscaba el ejercicio de los mismos.
En la disposición anterior (Art. 49) se consagra el amparo constitucional que constituye uno de los institutos jurídicos más importantes de que se dispone sobre la materia. La redacción de la fórmula empleada según la cual: "los Tribunales ampararán a todo habitante de la República en el goce y ejercicio de los derechos y garantías que la Constitución establece, en conformidad con la Ley", ocasionó, durante largo tiempo, muchas disquisiciones tanto a nivel doctrinario como jurisprudencial acerca de su real operatividad, pues se sostenía, desacertadamente en mi criterio, que mientras no fuese emitida la Ley a la que alude el constituyente, tal disposición tenía simplemente carácter programático. Varias sentencias del Supremo Tribunal y hasta un Acuerdo con carácter vinculante dictado en 1972 por la misma Corte, reflejan ese criterio, como veremos más adelante.
En todo caso, haciendo abstracción de la jurisprudencia favorable a la admisión y procedencia del amparo emanada en los últimos años tanto de los tribunales de instancia como del Supremo Tribunal, la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales que entró en vigencia 27 años más tarde (en 1988) solventó definitivamente el problema, al legitimar (Art. 1º) a toda persona que habite en Venezuela, sea natural o jurídica, para solicitar ante los tribunales ese amparo al goce y ejercicio de sus derechos y garantías constitucionales, aun de aquellos derechos fundamentales de la persona humana que no figuren expresamente en la Constitución; con lo cual, obviamente, se satisfacen los postulados de los artículos 49 y 50 constitucionales antes aludidos.
SÍNTESIS SOBRE LA EVOLUCIÓN CONSTITUCIONAL VENEZOLANA
En términos generales la delegación legislativa tiene su origen en el siglo XIX en Europa, con la particularidad  que durante mucho tiempo no es posible encontrar en los países de dicho continente  una línea doctrinaria o coherente, en virtud de estas primeras experiencias estaban referidas a la  "habilitación" de los gobiernos para  reglamentar las leyes.
No  es sino hasta la primera guerra mundial cuando la delegación legislativa encuentra en algunos países europeos la formulación de lineamientos conceptuales, que además son recogidos en los respectivos ordenamientos jurídicos. Surgen de esas experiencias dos técnicas legislativas con un origen único, pero con significados distintos: la legislación de urgencia y la legislación delegada, que van encontrar  un verdadero desarrollo normativo en las Constituciones  dictadas  después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial.
Por su parte, la tercera generación de derechos, surgida en la doctrina en los años 1980, se vincula con la solidaridad. Los unifica su incidencia en la vida de todos, a escala universal, por lo que precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones en un nivel planetario. Normalmente se incluyen en ella derechos heterogéneos como el derecho a la paz, a la calidad de vida o las garantías frente a la manipulación genética, diferentes juristas asocian estos derechos a otras generaciones: por ejemplo, Vallespín  Pérez la protección contra la manipulación genética seria un derecho de cuarta generación, para Roberto Gonzáles Álvarez es una manifestación, antes nuevas amenazas, de derechos de primera generación como el derecho a la vida, la libertad y la integridad física.
En Venezuela lo que podría considerarse la génesis de las "leyes habilitantes" contempladas en  el  artículo 203 de la Constitución, no se conecta con la evolución seguida en Europa, y responde a una situación fáctica derivada  de  los efectos de la segunda guerra mundial sobre el país,  que sólo pudieron ser enfrentados a la luz de la Constitución vigente (1936), mediante  la suspensión de garantías, que era el único medio previsto en el ordenamiento, pero que resultó en ese contexto social e histórico absolutamente desproporcionado para encarar  esa situación. Por esa razón  el Presidente Medina Angarita propuso incluir en la reforma  de la Constitución de 1945, una  disposición que confiriera al Presidente de la República  facultades extraordinarias destinadas a proteger la vida  económica y financiera de la República, cuando la necesidad y la conveniencia pública lo requiriesen".
La proposición presidencial  fue acogida favorablemente (art. 104, núm. 29), con la particularidad de que el ejercicio de tales facultades, traducidas en la adopción de "medidas extraordinarias", sólo procedía cuando el Presidente fuese  autorizado  por el Congreso mediante ley formal. De modo, pues, que  las "leyes autorizatorias" que dan lugar a las "medidas extraordinarias" en materia económica o financiera, revelan el nacimiento de una técnica legislativa  atípica, que cabalga entre la  delegación y la urgencia.
La norma  es repetida con  muy pequeñas correcciones formales en  las Constituciones de  1947, y de 1961, se mantiene en estas dos Cartas Constitucionales: a) la potestad  de dictar  medidas (normas)  con fuerza de ley  del Presidente de la República; b) el ámbito de la ley autorizatoria sigue restringido exclusivamente a la materia económica o financiera; y c) sólo procede  la sanción de la ley en casos de urgencia (cuando lo requiriese el interés  público).
La Constitución de 1999 rompe abruptamente con esa tradición  constitucional, porque, introduce  sin ninguna duda la técnica de la delegación legislativa y, por ende, suprime todo rasgo de urgencia en cualquier materia como supuesto de procedencia de la ley; retorna al Parlamento el monopolio para dictar  normas con fuerza o rango de ley, erigiendo en  excepción  a la delegación legislativa,  y en virtud de ese carácter excepcional condiciona en términos precisos y categóricos el proceso de delegación legislativa, al punto que el Presidente de la República en ejercicio de la delegación  debe respetar los límites  contenidos en la respectiva ley. Además establece como requisitos formales la  exigencia de que el texto legislativo sea sancionado con una mayoría de las tres quintas partes de los integrantes de la Asamblea, y la fijación de un plazo de vigencia de dicho texto.
1.3.4  Movimiento y Luchas sociales para el reconocimiento de los derechos humanos.
·         El movimiento de mujeres
En este caso, ya encontramos diferencias respecto al resto de los movimientos.
Posiblemente, este sea el movimiento que más se ha institucionalizado. Después de las luchas de los años 80, cuando las organizaciones de mujeres formaron un solo bloque para luchar por un nuevo código civil y luego de una acción política muy importante a través de la Coordinadora No Gubernamental de Mujeres, este sector es reconocido como el de mayor avance en las conquistas sociales. La creación del Instituto Nacional de la Mujer, la lucha por la participación paritaria en la Asamblea Nacional y otras entidades políticas y del Estado, la Ley contra la violencia doméstica, ya son realidades palpables. Incluso, en este último caso, la infraestructura de la Fiscalía General de la República no es suficiente para dar respuesta a las demandas de las mujeres. De los cinco poderes del Estado, tres están encabezados por mujeres.
Sin embargo, cabe preguntarse, si una vez que se logran importantes avances en términos institucionales ¿cómo continúan las luchas sociales de las mujeres?
·         El movimiento indígena
Uno de los sectores de la población otrora invisible para la sociedad venezolana, algunos argumentan que por su tamaño (un 3% de la población), ha sido de los que mayor reconocimiento ha tenido por parte del Estado venezolano, incluso superando en más de una ocasión sus expectativas. Agrupados en el Consejo Nacional Indio de Venezuela, más de 20 pueblos indígenas tenían que enfrentar el olvido y la marginación de los mestizos que prevalecían en las decisiones y la conducción del país.
Pero a partir de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 se comienza a resarcir este olvido con el reconocimiento de su contribución a la conformación de la sociedad venezolana y se consagran los derechos de los pueblos indígenas, incluyendo la previsión de una delimitación de territorios. Aparte de tener un lugar privilegiado en las políticas sociales, los avances en materia de integración y respeto a sus culturas, este año se alcanzó un punto máximo de este reconocimiento con la creación del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas.
Sin embargo, es imposible obviar que la satisfacción completa de las necesidades de los indígenas aún están lejos de haber sido resueltas, dada la cuantiosa deuda social que se tiene con este sector de la población. La presencia de indígenas en las grandes ciudades en situación de indigencia y las amenazas que sobre ellos continúan, producto del atractivo de grandes riquezas existentes en su hábitat, son temas candentes que se mantienen en agenda.
·         El movimiento estudiantil
Producto de las movilizaciones estudiantiles de este año, este sector ha cobrado cierta relevancia o al menos interés de parte de los actores políticos. Principalmente, se trata de jóvenes estudiantes que provienen de las universidades autónomas y privadas, cuyos líderes se han identificado con partidos opositores. Pero, como la polarización ha tenido su efecto también en el sector, a una dirigencia estudiantil claramente opositora le ha salido al paso otra dirigencia estudiantil plenamente pro-gobierno que obtiene un reconocimiento especial a través de una Comisión Presidencia lEstudiantil donde participa directamente el Vicepresidente de la República. A este sector habrá que prestarle mucha atención este y el próximo año, ya que se convertirá en arena para la disputa del liderazgo entre gobierno y oposición.
·         Otros movimientos
Los ecologistas o ambientalistas, las ONG’s, derechos humanos, cooperativas han quedado muy debilitados en los últimos años. Por una parte, varias de estas organizaciones han transitado por dificultades propias relacionadas con su interpretación de las nuevas realidades, en algunos casos se han quedado sin agenda o plataforma de lucha, y en otros, su iniciativa ha quedado rezagada y sobrepasada por la audacia y el poder de las propuestas gubernamentales. Un caso emblemático es el movimiento cooperativo que modestamente contemplaba 800 cooperativas en 1999, y que luego de una agresiva política gubernamental, la cantidad de cooperativas aumentó a más de 150.000. Sin embargo, ello no ha redundado en un crecimiento del movimiento ni de un protagonismo respecto a la construcción de la economía social en el país. Es evidente, que las relaciones Estado - Sociedad han cambiado y el gobierno privilegia la relación directa con la población sin pasar por estructuras intermedias.
Pero por otra parte, hay que reconocer el avance de los medios alternativos de comunicación o medios comunitarios, decenas de iniciativas de radio, TV y prensa popular, los cuales han germinado y se han reproducido por todo el país, luego de jugar un papel estelar en la época del golpe de estado de 2002. Como a otros sectores se les acusa de ser amplificadores de la vocería gubernamental. Pero también es cierto, que mantienen la lucha por el reconocimiento oficial, la emisión de permisos y el acceso al financiamiento mediante fondos públicos de estos medios comunitarios.
Recientemente, con motivo de la Reforma Constitucional, dos sectores obviados en 1999: los afro descendientes y las minorías sexuales, han alzado su voz para obtener un reconocimiento explícito que derive posteriormente en políticas públicas adecuadas para resarcir la deuda social existente con estos sectores.
1.4.   DERECHOS HUMANOS, GLOBALIZACIÓN E INTERCULTURALIDAD
No debe considerarse una casualidad que los trabajos filosóficos que se han venido publicando con motivo de la celebración de los 50 años de la Declaración de los Derechos del Hombre tengan como marco privilegiado de referencias el problema de la interculturalidad. Algo verdaderamente serio en nuestra concepción de los derechos humanos debe estar siendo puesto en cuestión por los fenómenos del multiculturalismo como para motivar semejante coincidencia. Más que casual, la coincidencia es pues reveladora. Y lo primero que ella nos revela es que el interculturalismo es un signo de los tiempos, una suerte de nuevo fantasma que recorre el mundo y que lo recorre en un sentido exactamente inverso al llamado proceso de globalización, que se caracteriza por ser precisamente un proceso culturalmente uniformizante. “Las tribus han regresado” (“the tribes have returned”), como dice Michael Walzer(1). Han regresado en el Este, han regresado en el mundo árabe y en el mundo asiático, pero han regresado también a su manera, o han resurgido, en el interior del mundo occidental mismo por la presencia en él de viejas y de nuevas formas de identidad cultural que reclaman su derecho a existir con autonomía. El tribalismo y la globalización parecen ser dos fenómenos contrapuestos que imprimen su sello a la situación en que se encuentra la cultura mundial a fines del milenio.
Por qué esto es así, es decir: por qué el tribalismo ha adquirido de pronto legitimidad y ha hecho en cierto modo vulnerable la concepción teórica de los derechos humanos, es algo sobre lo que volveré más adelante. Por el momento quisiera sólo recordar que este proceso está estrechamente emparentado con el cuestionamiento (también el autocuestionamiento) al que ha sido sometida la propia cultura occidental, y que en fecha reciente ha dado lugar a movimientos filosóficos como el de la postmodernidad o el comunitarismo. Estamos pues ante las dos caras de una misma moneda: la obtención de legitimidad de las reivindicaciones culturalistas es el anverso, o el reverso, de la pérdida de legitimación de las pretensiones universalistas de la cultura occidental. Se dice por eso justamente que las tribus están “regresando”, no que están apareciendo; siempre estuvieron allí, pero fueron en apariencia sojuzgadas por sistemas políticos universalistas y uniformizantes que minimizaron su relevancia. Su retorno coincide pues con la crisis de aquellos sistemas. Y que no se crea tampoco que esto es sólo pertinente respecto de las tribus del Este o del Oriente. También en el interior de la sociedad capitalista liberal están emergiendo voces tribales que hacen pensar en las limitaciones de este sistema para procesar adecuadamente las diferencias culturales.
1. Primer paso: la confrontación abierta
Comienzo pues en primer lugar con la confrontación principista y abierta entre los culturalistas y los defensores de los derechos humanos. Las críticas culturalistas han comenzado a hacerse sentir, como ya dije, en fecha reciente, y no sólo, aunque sí principalmente, en contextos culturales ajenos a Occidente. En esencia, lo que se cuestiona es la concepción individualista e instrumental subyacente a la noción de derechos humanos, concepción que es, sí, propia de la cultura occidental, pero que quiere hacerse pasar por una concepción válida en un sentido universal, es decir, supuestamente independiente de condicionamientos culturales y consecuentemente vinculantes para todos los seres humanos. No es en sentido estricto la dimensión moral de la defensa de la vida, ni, menos aún, de la solidaridad humana, lo que se cuestiona, sino la creencia presupuesta de que tales valores reposan sobre una noción atomística de la persona y sobre la destrucción de sus lazos culturales. En la defensa de los derechos humanos se estaría expresando implícitamente, esta vez incluso con buena conciencia, el atávico imperialismo cultural de Occidente. Dependiendo de los autores que las formulan, estas críticas pueden adoptar matices distintos: en algunos casos se dirigen en contra del secularismo de la concepción occidental, es decir, en contra de la desvalorización de las cosmovisiones religiosas a la que parece conducir necesariamente aquella concepción; en otros casos se dirigen más abiertamente en contra del individualismo presupuesto en los derechos humanos, por medio del cual se pretende legitimar indirectamente la lógica del mercado y la desintegración de las comunidades culturales. Aceptar acríticamente la concepción de los derechos humanos equivaldría, según estos críticos, a aceptar la cosmovisión occidental que los sostiene y que privilegia el individualismo, la utilización tecnológica de la naturaleza y el dominio de las leyes del mercado. Posiciones como éstas han podido escucharse en la Conferencia de Viena de 1993 o en la Declaración de Bangkok sobre los “valores asiáticos”, del mismo año, y siguen expresándose también en muchos otros foros nacionales o internacionales.
Manteniéndonos en el nivel de la confrontación abierta y superficial, muchos defensores de los derechos humanos rebaten estas críticas empleando un argumento teórico y un argumento práctico. El argumento teórico es que también la posición de los culturalistas expresa una cosmovisión implícita, que consiste en absolutizar los parámetros de racionalidad o de moral inherentes a una cultura específica. Defender semejante cosmovisión en un mundo globalizado equivaldría, se nos dice, a incurrir en una flagrante reducción de la complejidad del problema, reproduciendo en cierto modo la situación que se produjera en los inicios de la modernidad europea al momento de la guerra de las religiones. Fue precisamente para afrontar y dar solución a esa disputa entre cosmovisiones culturales que el Occidente europeo imaginó la idea de la tolerancia y del respeto de los derechos individuales. El argumento práctico, de otro lado -un argumento que adquiere cada vez más fuerza-, es que aquellas críticas a los derechos humanos no serían sino un débil recurso de legitimación, un encubrimiento ideológico, de las frecuentes violaciones de estos derechos en los países en los que las críticas se formulan. Basta echar un vistazo a la situación de los países involucrados: es allí justamente donde se conculcan los derechos de las mujeres o de los niños, o el derecho a la libertad de expresión, a la libertad de culto, a la libertad de conciencia. Parece ser un recurso habitual de los gobernantes de aquellos países el apelar a las características propias de su cultura para legitimar estas violaciones. El discurso culturalista hablaría pues, como se dice en castellano, por la herida.
2. Segundo paso: las razones o las raíces de la confrontación
Una segunda razón teórica que asiste a los culturalistas, estrechamente ligada a la anterior, es la denuncia de la cultura del individualismo subyacente a la concepción de los derechos humanos. Éste es uno de los puntos más fuertes, y más conocidos, de la crítica de los comunitaristas, de manera que no necesito abundar aquí en detalles. A lo que esta crítica se refiere es a que los derechos humanos no se venden solos. Vienen acompañados de muchas cosas más. El derecho a la libertad individual viene con la ley del mercado. El derecho a la libertad de expresión viene con el derecho a la propiedad privada de los medios de comunicación. El derecho al trabajo con el derecho a la acumulación de capital. El derecho a la libertad de conciencia con la ruptura de la solidaridad social. Los derechos humanos son, para decirlo en palabras de Michael Walzer, un maximalismo moral disfrazado de minimalismo(2), es decir, son sólo en apariencia un código mínimo de principios morales, porque a través de ellos se expresa, implícitamente, una cosmovisión bastante más amplia y bastante más densa de valores de la cultura liberal.
3. Tercer paso: más allá del fundamentalismo o un consenso dialéctico
El listado de argumentos que acabo de presentar no es, por supuesto, exhaustivo, pero es, sí, suficientemente variado como para que entendamos por qué les debemos prestar una atención especial. El problema es justamente que, frente a semejante heterogeneidad, y teniendo en cuenta que las posiciones opuestas parecen gozar de validez relativa, muchas veces la reacción natural consiste en restablecer el fundamentalismo. En lugar de aprender de las críticas, nos aferramos a la posición originaria. Pero, a diferencia del fundamentalismo inicial (de nuestro primer paso), que era inmediato e ingenuo, éste es más peligroso, porque se ha endurecido en sus creencias, pese a haber tomado noticia de las advertencias del interlocutor. Debe quedar claro, en todo caso, que fundamentalista no es sólo la posición del defensor del culturalismo, sino también aquella de quien defiende la concepción universal de los derechos humanos sin tomar en cuenta las razones de peso esgrimidas en su contra.
Tenemos que abandonar el fundamentalismo. Y eso sólo puede hacerse reconociendo la validez relativa de las posiciones en disputa, es decir, reconociendo que el punto de partida es una verdadera controversia. Decía por eso que la solución debe ser dialéctica, en el sentido estricto (o mejor dicho: en el sentido aristotélico) de la palabra. En su sentido estricto, la dialéctica es un método de resolución de conflictos. Es decir, es un método que sólo se emplea cuando no hay acuerdo entre los interlocutores, y se emplea justamente para conseguir ese acuerdo. Pero, para solicitar la intervención de un método semejante, hay que reconocer, en primer lugar, que la situación inicial es conflictiva, incierta, y que no tiene la evidencia que conduce al fundamentalismo. Los interlocutores en este debate deberían poder admitir que hay buenas razones que asisten a ambas partes, y que esas razones los conciernen tanto en un sentido positivo como en un sentido negativo. En otras palabras, es preciso admitir que hay aspectos de la propia posición que están siendo seriamente cuestionados por la posición del interlocutor. Mientras esto no ocurra -mientras no haga uno sobre sí mismo, como diría Hegel, lo que el otro hace sobre uno-, la disputa se perpetuará como un diálogo de sordos, sin otra posibilidad de solución que la que se impone por la fuerza. Mientras los países ricos no reconozcan que su discurso sobre los derechos humanos es farisaico porque encubre una grave desigualdad estructural del orden económico internacional; mientras no admitan que el status quo de las relaciones internacionales habla en contra del discurso igualitario que presupone su propia defensa universalista de los derechos de la persona; mientras no reconozcan en su debida dimensión la autonomía de las culturas a las que por siglos han mantenido en situación de dominación, habrá pocas posibilidades de que la concepción de los derechos humanos llegue a ser aceptada como una concepción genuinamente universal. De otro lado, y análogamente, mientras los defensores del culturalismo no reconozcan el peligro del encapsulamiento en la propia tradición cultural; mientras sigan pretendiendo instrumentalizar el discurso culturalista para fines políticos internos; mientras no sean capaces de ofrecer una alternativa transculturalista que haga posible la convivencia entre las diferentes culturas particulares, no habrá tampoco muchas posibilidades de hacer valer con justicia las reivindicaciones de autonomía cultural.
Admitir la validez relativa de las críticas que se esgrimen en contra de la propia posición, no significa aún, sin embargo, haber llegado a un acuerdo. Para eso hace falta un paso más. Un consenso dialéctico sería aquél que resultase del reconocimiento de un conjunto de reglas comunes, para el cual no fuese necesario renunciar a los principios de la propia cosmovisión cultural. Para reconocer una serie de derechos humanos comunes, no tendría por qué ser necesario, por ejemplo, renunciar a la cosmovisión religiosa de una cultura particular, ni, menos aún, tener que admitir simultáneamente la ruptura de la solidaridad social o la necesidad de la racionalidad instrumental de la sociedad de mercado. En cierto modo, las diferentes Declaraciones de los Derechos Humanos, en la medida en que han sido reconocidas y firmadas por estados particulares, constituyen una forma de consenso dialéctico como el que estoy mencionando. Pero son aún una forma muy incipiente, porque su vigencia está siendo puesta constantemente en cuestión por los fundamentalismos de viejo y de nuevo cuño.
MODULO II
2. LA MODERNIDAD: MODELO CIVILIZATARIO Y VISION DEL MUNDO
    SABERES COLONIALES
    MODERNIDAD COLONIALIDAD
    LOS MITOS DE LA MODERNIDAD
    EUROCENTRISMO Y AMERICA LATINA
2. 1 SABERES COLONIALES
En el pensamiento social latinoamericano, desde el continente y desde afuera éste y sin llegar a constituirse en un cuerpo coherente se a producido una amplia gama de búsquedas de formas alternativas del conocer, cuestionándose el carácter colonial de los saberes sociales sobre el continente, el régimen de separaciones que le sirven de fundamento, y la idea  misma de la de la modernidad como modelo civilizatorio universal.

De los modelos que dan algunos en las ciencias sociales el  de MARITZA MONTERO, es el que más se destaca en las  alternativas de conocer que se han venido dando en  AMERICA LATINA en las últimas décadas, es posible hablar de la existencia de un modo de ver al mundo de interpretarlo y de actuar sobre el en la siguiente formas:
    Una concepción de comunidad y de participación como el del saber popular, como formas de constitución y a la vez como producto de una espíteme de relación.
    La idea deliberación atreves de la praxis, que supone la movilización de la conciencia, y en un sentido crítico que lleva  a la desnaturalización de las formas canonícas de aprehender construir ser en el mundo.
    La redefinición del rol de investigador social, en el ordenamiento del otro como si mismo y por lo tanto la del sujeto objeto de la investigación como actor social y constructor de conocimiento.
    El carácter histórico, indeterminado, indefinido, no acabado y relativo del conocimiento. La multiplicidad de voces, de mundo de vida en la pluralidad.
    La perspectiva de la dependencia y luego, la de la resistencia. La tensión entre minorías y mayorías y los modos alternativos de hacer y conocer.
    La revisión de métodos, los aportes y las transformaciones provocadas por ellos
2. 2 MODERNIDAD COLONIALISMO
La conquista de AMERICA supuso una reorganización del mundo, un proceso en el cual se produce la separación entre el mundo occidental asumido como lo moderno y los otros por definición inferiores o atrasados esta diferenciación se construye en el modo como  se dará la organización y jerarquización del mundo moderno.
Son principalmente dos lo ejes que le dan un carácter colonial a los procesos que se dan en constitución del capitalismo moderno y que determinan los cambios que se producen en la realidad, estos son la idea de raza y la articulación de las distintas formas de control del trabajo y la producción con el capital, y más específicamente, con el mercado mundial.
Modernalidad es una tendencia de pensamiento que afirma el poder de los seres humanos para  crear, mejorar y remodelar su entorno, con la ayuda de los conocimientos  científicos, la tecnología y la experimentación practica, por lo que es su esencia tanto progresiva  y optimista.
2.3 LOS MITOS DE LA MODERNALIDAD
Los mitos pueden, formar parte del sistema religioso o de una cultura, lo cual, lo consideran  verdades,  o historias son las que intentan  explicar  el futuro o el fin del mundo, en nuestra sociedad tiene una audiencia, estos mitos.
2.4 EUROCENTRISMO EN AMERICA LATINA
¿Cómo incide el modelo eurocentrismo en el desarrollo socio cultural de los pueblos latino americano?
En primer lugar esto lleva a la culminación de un proceso que comenzó con la llegada de los españoles a AMERICA LATINA, esto produjo atreves del eurocentrismo.
Trayendo como consecuencia la explotación y discriminación de los españoles hacia las culturas indígenas lo cual llevo a la supremacía de estos sobre los indios latinos esclavizándolos ya sus leyes.
La segunda influencia euro centrista es la maldad que produjeron cuando llegaron con sus atropellos violando nuestra cultura y nuestra identidad. Lo cual  repercutió en nuestra evolución y nos  ha reprimido como sociedad siendo esta la razón de ser poblaciones tercermundista o subdesarrolladas, y a su vez problemas de identidad socio política y gracias a esto en AMERICA LATINA  se ve mucha discriminación, intolerancia, entre otras cosas.
Todo esto se le debe  a los españoles que llegaron con personas  que fueron sacadas de las cárceles de su país con la idea de   deshacerse de ellos, pero le hicieron un gran mal a Venezuela, al ver cómo están  constituidos nuestros países lleno de gobernantes corruptos que solo les interesa el poder sin mirar el bienestar del pueblo.
Un pueblo que durante muchos años  solo sobrevive el más fuerte y la   conquista el que más poder tenga,  olvidando   lo que somos de verdad, un pueblo donde debe reinar la tolerancia del uno al otro, ya que venimos de nuestros indígenas, donde esos pueblos si sabían  armonía y tolerancia.
2. EL DESARROLLO COMO DISCURSO
    LA DESCONSTRUCCION DEL DESARROLLO
    TEORIAS DEL MODELO DE DESARROLLO
    GLOBALIZACION Y DESARROLLO
2. EL DESARROLLO COMO DISCURSO
2.1. LA DESCONSTRUCCIÓN DEL DESARROLLO: TEORÍAS DEL MODELO DE DESARROLLO.
Las teorías del desarrollo, entendidas en su sentido actual, pretenden identificar las condiciones socioeconómicas y las estructuras económicas necesarias para hallar una senda de desarrollo humano y crecimiento económico sostenido (productivo o no). Normalmente el campo no se refiere al análisis de países del Norte, sino que se estudian directamente las economías del Sur (sin embargo, no debe olvidarse que algunos economistas ortodoxos actuales consideran a veces a los modelos neoclásicos y keynesianos de crecimiento del Norte también como teorías de desarrollo).
Podemos dividir las visiones del desarrollo económico en cinco fundamentales: la conservadora, seguida principalmente por los economistas neoclásicos; la reformista, seguida por los keynesianos; la revolucionaria productiva, por el marxismo tradicional; la revolucionaria humana, en torno a economistas del desarrollo humano e izquierdistas actuales (alter-globalitas, ecologistas y feministas); y la revolucionaria personal, por un heterogéneo conjunto de economistas perennes o transpersonales con antecedentes teóricos en el anarquismo político clásico. Estas visiones responden las cuestiones básicas de la economía, el desarrollo y la desigualdad Norte-Sur a partir de la siguiente: ¿cómo conseguir el desarrollo para los diferentes países y personas? Estos son los planteamientos:
Postura del Liberalismo. Según la postura del liberalismo el camino exitoso al desarrollo se logra, según realizaron los actuales países ricos, mediante la acumulación de riquezas, aumento de producción e innovación tecnológica. Estas fueron las primeras teorías sobre el desarrollo.
Tras la Segunda Guerra Mundial, los autores liberales presagiaron que los países tercer mundistas seguirían el camino al desarrollo a través del capitalismo, mediante diferentes etapas. Según estas posturas, es clave para el desarrollo el aumento de la producción para abastecer las necesidades de la población. Es decir, el crecimiento económico lleva a la larga al desarrollo económico. Por ello se considera que la renta o el producto per-cápita indican el grado de desarrollo, como los que siguen el FMI y el Banco Mundial. Sin embargo, con el aumento de la desigualdad entre países ricos y pobres estas ideas se han empezado a considerar simplificadoras del problema del subdesarrollo.
Postura del Keynesianismo. Según la teoría del keynesianismo, el liberalismo tiene defectos que dificultan el desarrollo de los países, lo que hace necesarias reformas estructurales a los países pobres, o incluso a la economía global.
Estas teorías se originaron poco después del surgimiento del liberalismo económico al ver que este tenía sus fallas, como que países con buen crecimiento de producción no se desarrollaban. Sus autores consideran que la visión capitalista sobre el desarrollo tiende a reducir los problemas al marco de la producción impidiendo que se hagan reformas consideradas necesarias.
Sin embargo, esta postura considera que el desarrollo se logra por un capitalismo similar al usado por países ricos. Pero procurando tener un mercado interno poderoso y saneado, gran importancia de los sectores macroeconómicos primario, secundario y terciario de manera equilibrada, un flujo económico estable y poca dependencia del exterior. En consecuencia según esta teoría el aumento productivo es el factor necesario para el desarrollo.
Postura del Marxismo. Según esta opinión los países subdesarrollados, aunque realicen reformas tanto internas como en el Comercio Mundial, jamás llegaran al desarrollo, ya que los países que ya se han desarrollado se lo impiden por que no es conveniente. La conclusión que se obtiene es que para desarrollarse debe hacerse otro modelo económico alternativo. Como el socialismo soviético o el teórico de Marx.
Esta postura se convirtió en el estandarte de los autores de izquierda, tomo fuerza a fines de los sesenta, para debilitarse en los ochenta y noventa con la caída de la URSS. Según esta postura los países capitalistas del Norte (Primer Mundo) se desarrollaron marginando y subdesarrollando a los del Sur (Tercer Mundo) debido a la explotación colonialista e imperialista para la extracción de recursos naturales y el uso de mano de obra barata. Por ello es que este neo-imperialismo impide de forma deliberada el desarrollo del Tercer Mundo, para mantener su bienestar y niveles de consumo a costa de éste.
Los autores socialistas terminaron por usar esta teoría como argumento de la imposibilidad estructural del capitalismo mundial. Usando como base de sus teorías que mientras los Neoliberales y Keynesianos centran sus análisis en temas unilaterales o concretos, los marxistas asumen que hay estructuras internacionales que llevan a esa desigualdad. Según esta teoría existe un norte o centro que acumula riquezas e innova en tecnología pero a costa de explotar al sur o periferia que carece de industria y formas de acumular riquezas por imposición de los países ricos, perpetuando un desarrollo desigual. Los marxistas propusieron una vía hacia el desarrollo diferente a la del capitalismo: el Socialismo.
Actualmente estos postulados son unos de los principales punto de crítica de la Globalización.
Postura del Humanismo. Según esta postura el principal error de sus opositores es que estos se enfocan tanto en el método que olvidan el objetivo, y que no es, necesariamente, el desarrollo económico. Este enfoque es muy crítico del capitalismo, sosteniendo que se deben realizar cambios radicales al sistema económico, para garantizar mayor bienestar de la gente, que es lo que si importa.
Esto lleva a una progresiva humanización del concepto de desarrollo pero se encuentra en conflicto frecuente con el tema de aumento de producción. Ya que al centrarse en lo meramente económico se deja de lado el valor de lo social en un país, como sostienen sus adeptos. Esta postura no critica más que la vía al objetivo, que tipo de desarrollo se desea Postula que el desarrollo económico no es suficiente, ya que si no existe una mejora social y humana todo es en vano.
Según este enfoque es negativo seguir el mismo camino que recorrieron los países ricos. Ya que tiene un grave precio social y ecológico, por lo que se debe buscar vías económicas alternas. Por lo tanto consideran que el desarrollo tradicional, basado en la industrialización y la producción está errado y lo reemplazan con uno basado en el desarrollo humano, es decir, el aumento de las oportunidades socio-económicas o de las capacidades humanas que en un país llevan al desarrollo, considerando como requisitos mínimos:
•          Disponibilidad de productos (mediante aumento de producción), o una mejora material del nivel de vida. Lo que da más oportunidades.
•          Longevidad (Esperanza de vida), indica el bienestar y sanidad. O sea mayores oportunidades.
•          Acceso a la educación (medible con tasas de alfabetización y escolarización) se toma como criterio de cultura e información, entendiendo que ayuda a conocer y aprovechar mejor las oportunidades.
La base que funda este pensamiento proviene de varias fuentes:
•          Social: Aduce que el aumento de la producción que requiere la vía tradicional requiere la explotación y represión de los pobres.
•          Ecologismo: La postura indica que según la visión tradicional industrial requiere un daño irreparable al medio ambiente, sin tener presente las consecuencias a futuro. Considera que el planeta no resistiría que todos los países se desarrollen del modo tradicional.
•          Feminismo: según este punto de vista, el pensamiento machista de crecimiento pone en desventaja y margina a las mujeres, la mayoría de la población mundial. Considerando que las deja más vulnerables además ante crisis económicas.
Una de las principales críticas que les hacen sus rivales es que se requiere un mayor creciendo económico (con o sin reformas según la postura) para que la población tenga mayores accesos a los productos y que por medio de las ganancias del Estado se creen y financien programas de educación e inversión social de forma coordinada (el Estado es la única organización capaz de hacerlo) que llevaran a la larga a la industrialización y mejoras en la calidad de vida.
Postura del Individualismo y Anarquismo. Según esta postura, fuertemente influenciada por el anarquismo, surgida no de intelectuales de países ricos, no tienen el mismo concepto de subdesarrollo que las de países aquellos países, por lo que posee postulados más filosóficos que las anteriores, ya que se relaciona a las tradiciones culturales no occidentales, como la filosofía perenne, que llevan al desarrollo a centrarse en el crecimiento personal y la autorrealización, progreso interior. Ya que consideran al individuo como base de la sociedad (los cambios empiezan por el individuo y luego en la sociedad).
Postula que el real desarrollo es en el interior del ser humano, por lo que su consecuencia es un cambio en la economía (y no un cambio económico como origen), ya que es un movimiento de unidad y amor internas (la esencia humana es el amor y la felicidad cuando estamos conscientes de eso nos realizamos), solo a partir de eso, en la relación con nuestro entorno y quienes nos rodean se inician cambios en la sociedad.
2.2. GLOBALIZACIÓN Y DESARROLLO.
La globalización como discurso de poder ha dejado de lado conceptos claves de la modernidad: universalización, civilización, desarrollo, convergencia, consenso.
La perspectiva clásica del desarrollo que anunciaba al unísono la voluntad de cambiar y mejorar el mundo creando condiciones similares para todos, es decir, promoviendo la igualdad. El neoliberalismo con su concepción sistémica cerrada anula la capacidad del sentido de la acción de los actores, construye modelos sistémicos de gobernabilidad bajo una base situacional y de control sistémico del cambio global. De ahí que en términos políticos sustituya las antiguas dictaduras de las elites nacionales por las nuevas dictaduras de las finanzas internacionales.
Para el neoliberalismo corporativo todo modelo de desarrollo que no se ajuste a su modelo aparece como un obstáculo.
A diferencia de esta perspectiva inhumana, un análisis de una nueva teoría del desarrollo debe rescatar sus aportes. Realizar una valoración crítica de sus creadores, sus críticos, las propias teorías, conceptos y prácticas en cada una de sus etapas. Llevarnos a revisar las nuevas técnicas analíticas empleadas, evaluar las estrategias y las políticas que proponen cada teoría o modelo3. Por tanto, pensar y repensar los problemas del desarrollo en América Latina significa rescatar críticamente sus teorías y conceptos en una nueva perspectiva sistémica teórica.
Desde sus inicios se establecieron corrientes centrales. Para Raúl Olmedo eran tres:
1. La corriente tradicional, que partía de la teoría keynesiana y que se presenta en la actualidad bajo la forma de la teoría del círculo vicioso.
2. La corriente que piensa que para lograr la independencia es necesario sustituir progresivamente la dependencia por la interdependencia.
3. La corriente que afirma que los países subdesarrollados tienden a sub desarrollarse cada vez más a medida que los países desarrollados tienden a desarrollarse cada vez más.
GLOBALIZACIÓN Y DESARROLLO
La globalización puede definirse como la fase en que se encuentra el capitalismo a nivel mundial, caracterizada por la eliminación de las fronteras económicas que impiden la libre circulación de bienes servicios y, fundamentalmente, de capitales.
Algunas características de la globalización son: la intensificación de la competencia mundial por los mercados nacionales (macro competencia sustentada en la productividad); el aumento en el volumen y valor del comercio mundial de bienes y servicios -particularmente de servicios financieros; la creciente parcialización del proceso productivo en economías de escala y alcance, principalmente en las zonas económicas especiales; crecientes flujos de migración internacional, la aceleración de los flujos de capitales entre los países del orbe; la revolución de las telecomunicaciones y el avance científico y tecnológico de las economías desarrolladas y las grandes corporaciones transnacionales.
La globalización también implica un aumento de la competitividad internacional en niveles jamás pensados y una reorganización de la producción mundial patrocinada por las empresas multinacionales, lo que representa un nuevo espacio para el imperio del libre mercado y que significa: por una parte, una mejor asignación y el aumento de la eficiencia de la producción; por otra, una pérdida de la autonomía de los Estados nacionales (que no debe ser confundida con la crisis del Estado) y también, la concentración del ingreso entre países más o menos competitivos, y entre ciudadanos de un mismo país, cuando la importación de bienes de alto contenido de mano de obra barata rebaja los salarios de los trabajadores locales.
 El proceso de integración regional es un elemento fundamental para insertarnos en la globalización. Ciertamente la integración regional es una de las salidas estratégicas en Latinoamérica, para aumentar la escala de nuestros mercados, para sumar recursos y para complementarnos. Esto se ha visto no sólo en materia estrictamente comercial, sino también en materia financiera. En tal sentido, la integración regional juega un papel importante, pero vista como un proceso abierto, como un proceso integrado a esa internacionalización de los mercados.


3. DESARROLLO REGIONAL Y DESARROLLO LOCAL: ALTERNATIVAS ANTE EL FRACASO DEL DESARROLLO
    EL DESARROLLO SOSTENIBLE: DIALOGO DE DISCURSOS
    DISCRUSO LIBERAL
    DISCURSO CULTURALISTA
    DISCURSO ECOSOCIALISTA
DESARROLLO REGIONAL Y DESARROLLO LOCAL
El desarrollo local surge como nuevo enfoque regional; se asume como el aprovechamiento de los recursos y potencialidades endógenas, entendidas siempre como punto de partida y nunca de llegada para un nuevo tipo de desarrollo centrado en lo local.
 Se resalta la fuerza del concepto de Desarrollo Endógeno Local y el aprovechamiento del potencial endógeno en el territorio, que contempla la acción global de movilización de los actores locales, con el fin de valorizar los recursos humanos y materiales de un territorio dado, manteniendo una negociación o diálogo con los centros de decisión económicos, sociales y políticos en donde se integran y de los que depende.
 Como objetivo superior el desarrollo local busca generar dinámicas tendentes a fortalecer a las ciudades como centros de prácticas productivas, políticas, culturales y sociales. Los gobiernos locales se convierten en gestores y promotores de este nuevo enfoque y se plantea la necesidad de diseñar nuevas estrategias y la instrumentación de mecanismos de gestión acordes a las exigencias y a las realidades.
El desarrollo local se fundamenta en una nueva gobernabilidad basada en relaciones horizontales, en el fortalecimiento del capital social y de redes de productividad para la generación de empleos.
En Venezuela se han diseñado políticas y estrategias de desarrollo regional y local que, mediante un conjunto de instrumentos socio territorial adaptado a la realidad del país, han pretendido hacer más competitivos los espacios locales.
A partir de los años 60, la política regional se orientó bajo la estrategia de ‘desconcentración concentrada’ basada en el desarrollo de polos en las regiones periféricas, que pretendía integrar las ventajas económicas de la concentración con las ventajas sociales de la desconcentración.
 En términos generales, perseguía los siguientes objetivos fundamentales:
Contrarrestar los efectos negativos asociados a las tendencias concentradoras de las actividades y de la población, buscando una mayor eficiencia económica en el uso de los recursos nacionales.
Esta estrategia consistió en:
 a. Desconcentrar y descentralizar las actividades económicas desestimulando las acciones concentradoras y estimulando las acciones de dispersión y fomento del desarrollo regional.
 b. Crear condiciones económicas y sociales favorables en las regiones para fomentar la iniciativa local y atraer inversiones desde las zonas prósperas concentradoras.
 c. Promover sistemáticamente la descentralización y desconcentración del poder de decisión político-institucional, regionalizando los organismos de carácter nacional y creando organismos regionales capaces de dirigir el desarrollo de las respectivas regiones.
Dentro del programa del actual gobierno se presento el Plan Nacional de Desarrollo Regional 2001 – 2007, donde se consideró el territorio como elemento fundamental para articular el modelo de desarrollo sustentable, a través de la ‘estrategia de descentralización desconcentrada’.
 Esta estrategia busco la construcción de una sociedad, cuyas orientaciones fundamentales sean la democracia participativa, la transformación productiva y la equidad en la búsqueda de un desarrollo más armónico y sostenido.
Para mejorar la equidad social y lograr la inclusión de los grupos sociales tradicionalmente más excluidos se han diseñado diversos programas sociales y económicos. Entre éstos es importante destacar los siguientes:
– Creación de los Consejos Locales de Planificación Pública (CLPP), instancia de participación ciudadana, encargada del proceso de formulación, seguimiento, control y evaluación de los planes de desarrollo municipales, garantizando así, resultados dirigidos al desarrollo del espacio geopolítico en función de la prosperidad económica y el bienestar social de su población. Es el escenario para la práctica de la planificación participativa y el ejercicio permanente de la democracia directa y protagónica.
– Desarrollo de las Misiones, programas sociales en las áreas de educación, salud, alimentación, vivienda, etc., que buscan elevar las capacidades de la población de menores recursos para su inserción en la dinámica socio-económica y lograr una mejor distribución de las riquezas. Dichos programas son financiados directamente con ingresos petroleros a través de la compañía Petróleos de Venezuela. Son programas que promueven el fortalecimiento del capital social en el país.
– El Plan de Desarrollo Endógeno Industrial (2003), el cual se presento como un instrumento de la política industrial que dio prioridad a la producción local, promoviendo incentivos fiscales para las pequeñas y medianas empresas, la consolidación de redes productivas, programas de micro-créditos y se apoyo en el control de cambio como un incentivo para el desarrollo de la industria nacional.
– Consolidación de Redes Productivas con el propósito de dar soporte a las políticas de empleo, producción y formación profesional y técnica en las regiones y localidades. Entre estas redes se encuentran las Redes de Aliados- Gobierno, Redes de Innovación Productivas (Cluster) (RIP`s) y Redes Potenciales Regionales y Locales.
 Estas redes se fundamentaron  en las relaciones de intercambio de información y servicios entre las instituciones públicas y privadas que dinamizaron la actividad socio-económica del municipio y,  resultando ser actores fundamentales que fortalecieron el capital social y con ello se impulso el desarrollo endógeno local.
3.1 DESARROLLO SOSTENIBLE
El concepto de desarrollo sostenible procura integrar y asociar las dimensiones económica y social con la dimensión ecológica, se origina en los años sesenta, como resultado de la conciencia de los crecientes problemas ambientales y de los límites impuestos por la naturaleza a la explotación y crecimiento económico descontrolado.
 Esta preocupación por el medio ambiente se agrega a un debate mucho más antiguo y siempre actual referente a la forma excluyente y concentrada, social y espacialmente, de la acumulación del capital a nivel mundial.
En Venezuela, el PNUD ha orientado su asistencia hacia el fortalecimiento institucional de la gestión ambiental y del uso de energías alternativas a las provenientes de fuentes fósiles; haciendo hincapié en el desarrollo local de zonas remotas. Adicionalmente se brinda soporte a actividades de información pública y de diálogo sobre políticas relacionadas con los Acuerdos Ambientales Multilaterales, en especial los de Cambio Climático (CMNUCC), Diversidad Biológica (CDB) y Lucha contra la Desertificación y la Sequía (CCD).
3.2 DISCURSO LIBERAL
Para el liberalismo es conveniente y necesario que los individuos desarrollen sin trabas todas sus potencialidades y su pensamiento, de modo tal que puedan alcanzar las metas que ellos mismos se tracen para contribuir a su bienestar e, indirectamente, al de la sociedad en su conjunto.
 Para que esto así suceda, sin embargo, es preciso que exista un marco normativo adecuado, de modo que la libertad de acción de unos individuos no afecte los derechos de los otros a actuar de la misma manera; en otro caso se arribaría a una anarquía salvaje.
El liberalismo económico, en consecuencia, favorece una economía de mercado donde se reduzca a lo indispensable la intervención estatal.
El liberalismo moderno no niega por completo, sin embargo, el papel del Estado en la economía: la acción pública puede ser conveniente para la provisión de ciertos bienes y servicios públicos y para ayudar de diversos modos al proceso productivo, y es realmente indispensable para proveer el marco jurídico y normativo dentro del cual puede desarrollarse una economía libre de mercado.
3.3 DISCURSO CULTURALISTA
El discurso y la práctica cultural del Estado venezolano han dado un giro de ciento ochenta grados, para poder responder a las demandas y a los desafíos de una realidad nacional cualitativamente distinta.
 Hemos salido de la vieja matriz del discurso culturalista, autista, que se justifica a sí mismo, por su incapacidad para traducir la diversidad de opciones de una comunidad que se está haciendo y reinventando todos los días.
 Si queríamos ser intérpretes cabales y activos del inmenso sacudimiento que atraviesa el país en todos los órdenes, teníamos que cambiar las reglas de juego.
La nueva energía y el nuevo dinamismo que le estamos imprimiendo al discurso cultural, para garantizar su eficacia objetiva a través de una praxis múltiple y compleja, tienen su fundamento en un compromiso político, sí, político, altamente elaborado y maduro, que podemos definir de esta forma: contribuir a garantizar, efectivamente, la reproducción social de las condiciones reales para que los individuos y las comunidades puedan comunicarse, expresarse y desplegar todo su potencial creativo, productivo y alcanzar las mejores formas de vida, de asociación y de trabajo.
3.4 DISCURSO ECOSOCIALISTA
El término “ecosocialismo del siglo XXI”, es relativamente reciente pues su uso se extendió entre algunos medios intelectuales adeptos al presidente Chávez a partir de 2007 coincidiendo con la propuesta de reforma constitucional que buscó dotar de una base constitucional al socialismo del siglo XXI.
Ambos discursos, el del desarrollo endógeno sustentable y el del ecosocialismo del siglo XXI simplifican la explicación sobre la crisis ambiental y civilizatoria demonizando al capitalismo, al neoliberalismo, al imperialismo y a la Globalización los cuales se consideran como la causa de todos los males.
Por tanto, se considera que los conflictos y problemas ambientales se resolverán por la mera transformación del capitalismo al socialismo y mediante la aplicación de determinadas estrategias locales, incluida la creación de “una conciencia revolucionaria”.
4. DESARROLLO ENDOGENO
    DESARROLLO ENDOGENO SUSTENTABLE
    DESARROLLO ENDOGENO: APRENDIZAJE COMUNITARIO
DESARROLLO ENDOGENO
La República Bolivariana de Venezuela heredó un modelo de desarrollo EXOGENO, el cual ha generado los desequilibrios que hoy estamos luchando por superar. De un país rentista, mono productor, dependiente y consumista, estamos abriéndonos paso para construir un proceso de Desarrollo ENDOGENO  de adentro hacia afuera y para satisfacer las necesidades humanas de la población ofreciendo el excedente en cooperación con el resto de los países en la construcción de un mundo multipolar de ayuda mutua y en convivencia.
El capitalismo subsiste por movilización de dinero, el ser humano queda a un lado. Lo que importa es producir mercancía y venderla en todos los rincones del planeta. No importa si lo que comemos es nutritivo, si lo que usamos o consumimos nos pueda causar daño, lo que importa no es la salud, la alimentación, el ambiente sino VENDER Y COMPRAR. Por supuesto que para lograr esta conquista de mercado se debe pasar por un proceso de enajenación y no conciencia del consumidor (a).
El desarrollo endógeno va hacia un modelo socialista en el cual el ser humano importa, su salud física, mental y espiritual. Desarrollo en el cual se superan los desequilibrios y se garantice la seguridad alimentaria de toda la población con otra concepción de producir para satisfacer necesidades humanas verdaderas y consumir de manera responsable y con equidad. Para lograr este desarrollo es necesario depender menos de afuera y producir desde adentro, con proyectos desde la localidad, legítimos y con visión nacional.
El Presidente de la  República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, nos llama a que la población se constituya en cooperativas no capitalista que favorezcan la producción endógena y se consolida el sistema de economía social solidaria en el cual no se explota a los seres humanos y NO “COMPITE EN EL MERCADO” sino que pasa a formar parte de los productos necesarios para la seguridad alimentaria del país.
El desarrollo endógeno es un modelo de desarrollo que busca potenciar las capacidades internas de una región o comunidad local; de modo que puedan ser utilizadas para fortalecer la sociedad y su economía de adentro hacia afuera, para que sea sustentable y sostenible en el tiempo
El desarrollo endógeno es un modelo de desarrollo que busca potenciar las capacidades internas de una región o comunidad local; de modo que puedan ser utilizadas para fortalecer la sociedad y su economía de adentro hacia afuera, para que sea sustentable y sostenible en el tiempo. En el desarrollo endógeno el aspecto económico es importante, pero no es más importante que el desarrollo integral del colectivo y del individuo: en el ámbito moral, cultural, social, político y tecnológico. Esto permite convertir los recursos naturales en productos que se puedan consumir, distribuir y exportar al mundo entero.
CARACTERISTICAS:
                Es una alternativa ante el modelo de vida integral implantado en la mayor parte del mundo basado en el dominio del mercado mundial representado en las grandes transnacionales petroleras tecnológicas y alimenticias
                 Es una opción ecológica ante este modo de vida aniquilador y depravante
                Busca reconvertir la cosmovisión artificial creada por el neocolonismo y el consumo irracional y cambiarlo
                A través del desarrollo endógeno se le otorga poder a las comunidades organizadas para que desarrollen sus potenciales agrícolas, industriales y turísticas de sus regiones
                Se reintegran todas aquellas personas que fueron excluidas del sistema educativo, económico y social por los gobiernos precedentes.
                Se construyen redes donde los ciudadanos participan en igualdad de condiciones a un fácil acceso a la tecnología.
                Se ofrece a las comunidades y a la gente común la infraestructura del Estado, que había sido abandonada tales como: campos industriales, maquinarias, tierras inactivas con el objeto de generar bienes y servicios a los ciudadanos.
OBJETIVOS
         Promover el uso eficiente y responsable de los recursos que se otorgan para el financiamiento de planes y proyectos para el desarrollo endógeno
         Organizar a las comunidades.
         Erradicar la pobeza.
         Mejorar la calidad de vida de las comunidades desasistidas y ubicadas en zonas demográficamente desconcentradas.
         Propiciar la desconcentración de la población en el territorio Nacional.
         Impulsar una sociedad proactiva, productiva.
         Restituir el sentido de la ciudadanía participativa en las comunidades.
   El objetivo principal, es fomentar y establecer una sociedad capaz de contener en si misma los modos y medios de producción necesarios para cubrir las necesidades básicas, mediante la implementación de una serie de estrategias endogenizadoras que influyan lo cultural lo económico, lo educacional y el uso de invención de tecnología.
SURGIMIENTO DEL ESTADO LIBERAL
El Estado liberal surgió como resultado de una crítica al Estado monárquico absolutista, de los siglos XVII y XVIII. Es decir, la forma de Estado que existía hasta antes de la Revolución Francesa de 1789. El liberalismo surgió a partir de una crítica contundente al sistema monárquico-feudal, que tuvo su expresión más acabada en la frase del Rey Luis XIV: "El Estado soy Yo".
ESTADO LIBERAL COMO ESTADO DE DERECHO
El Estado de Derecho se encuadra en el marco del Estado liberal pero no lo agota. Su configuración aparece marcada por dos planteamientos fundamentales:
El estado tiene dos aspectos por los cuales puede ser conocidos y considerado: uno es el social, el otro el jurídico.
TEORÍA SOCIAL
La doctrina social o sociológica del estado, considera a este en la unidad de su naturaleza como construcción social, y define al estado como la unidad de asociación originalmente del poder de dominación y formada por hombres asentados en un territorio, la doctrina jurídica lo considera como sujeto de derecho.
El estado es una corporación formada por un pueblo dotado de poder de mando originario y asentada en un determinado territorio.
TEORÍA JURÍDICA
En la actualidad las teorías jurídicas, que consideran al estado como un punto de derecho, tienen a Kelsen como su más grande exponente tener al estado social de derecho a su favor como su gran consecuencia emergente para poder realizar diferentes aspectos que había en las sociedad jurídica en esa época que podía realizar muchas cosas en ese tiempo como las ramas del poder.
El punto de partida de esta teoría es valioso al criticar las doctrinas puramente sociológicas y las doctrinas llamadas de las dos facetas Kelsen parte de la idea de que el estado es pura y simple un sistema normativo vigente.
Estado como objeto de la ciencia del Derecho tiene que ser o la totalidad del orden jurídico o un orden jurídico parcial, y agrega:
El Estado es el orden jurídico. Como sujeto de los actos del Estado, es sólo la personificación del orden jurídico. Como poder, no es otra cosa sino la vigencia de este orden jurídico.
En primer lugar, que esta equivalencia entre Estado y Derecho se produce tan sólo dentro del ámbito doméstico de la esfera jurídica; es decir no .quiere expresar que la existencia del Estado se agole en el orden del Derecho vigente; no quiere sostener que no haya un complejo de realidad estatales sino que pura y simplemente denota que para el Derecho no hay más Estado que aquel que está determinado por sus propias normas.
En segundo lugar, entre Estado y sistema de Derecho positivo, se refiere exclusivamente al ordenamiento jurídico vigente; y no pretende, que no hay medidas de carácter ideal para enjuiciar las normas jurídicas. No se trata, en modo alguno, de afirmar que no existe más criterio jurídico que el producido por Estado, negando que haya normas ideales o calores jurídicos. Con respecto a esto hay que decir que la equiparación jurídica entre Estado y Derecho no supone de ninguna manera que por encima de la positividad no haya criterios valoradores e ideales políticos para la crítica de las normas existentes y para proceder a su reelaboración y reforma de un sentido más justo.
LA CONSTITUCION Y LA ESTRUCTURA JURÍDICA INDIVIDUAL
La Constitución Política Del Estado es de naturaleza social perteneciente a una comunidad política consistente en un acuerdo de paz entre fuerzas políticamente operativas conformado de dos clases de normas: las dogmáticas y las orgánicas que son presupuestos normativos que se expresan en un conjunto de derechos y garantías ya sean individuales o colectivas y normas que regulan la estructura jurídico-político de un Estado, determinando la forma de Gobierno y la organización de los Órganos de Poder, respectivamente.
 Con funciones distributivas y regulatorias del poder público con el fin de equilibrar ese poder entre los gobernantes y los derechos de los gobernados, fijando límites y controles a los primeros y regulando los derechos y obligaciones de los segundos.
¿QUÉ ES UNA CONSTITUCIÓN?
Una Constitución política es “un orden instituido por los ciudadanos de una polis con el fin de regular la distribución del poder” (Aristóteles: De La Política, libro III).
FUNCIONES DE UNA CONSTITUCIÓN
La función de la Constitución política del Estado es la de distribuir Atribuciones, Facultades y Deberes a cada Órganos del Poder Público para desarrollarlas.
La Constitución política del Estado cumple con dos funciones:
         Función Distributiva y
         Función Regulatoria
FIN DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO
El fin de una Constitución política es el equilibrio entre el poder de los gobernantes y los derechos de los gobernados, fijando límites y controles a los primeros y regulando los derechos y obligaciones de los segundos.
Con la aprobación por parte de la Asamblea Nacional Constituyente de una nueva Constitución para la República, refrendada popularmente el 15 de diciembre de 1999, se instauran en Venezuela toda una serie de innovaciones jurídico-filosóficas que estremecen los paradigmas tradicionales del acontecer normativo. Nociones como ciudadanía, legitimidad, derechos humanos y democracia son algunas de las más sensibles a los cambios conceptuales introducidos por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
DISTRIBUCIÓN  DE LOS RECURSOS
La introducción de un fondo de compensación interterritorial con el propósito de elevar la acción redistributiva del Estado venezolano es uno de los mayores retos que se ha trazado la Constitución de 1999. Algunos de los principales requerimientos que esa iniciativa amerita desde el punto de vista económico e institucional.
También se ha puesto en evidencia que la compatibilidad e integración de ese fondo con otras propuestas intergubernamentales de la misma Carta Magna es un imperativo si se desea mejorar la efectividad de la acción del Estado en el ámbito redistributivo.
Como nos hemos relacionado con el petróleo: El Estado ha monopolizado el control de la industria, y se ha convertido en el gran distribuidor de la renta pública, desarrollándose en los venezolanos a pesar de que su relación con el petróleo es muy distante: Somos un país muy rico; La riqueza no la genera la gente, la genera la naturaleza.
 No debe haber individuos más ricos que otros: o todos somos ricos o todos somos pobres; Lo que es de todos, es de nadie.
 El Estado es la solución a todos los problemas; Si eliminamos la corrupción, se resuelven todos nuestros problemas; No se necesita gente capaz sino simplemente gente que reparta equitativamente lo que existe, que es suficiente y nos corresponde a todos.
MISIONES BOLIVARIANAS
Nombres dados por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez; a una serie de programas sociales implementadas en su gobierno, en si no es la denominación oficial, ya que se ha preferido establecer cada misión por separado en cada sector, aunque una misión puede depender de otra, la Misión cumbre o final es la llamada Misión Vuelvan Caras.
Las misiones se subdividen en tres grandes grupos:
1-  Educativas que son desde instruir analfabetas (Misión Robinson), dar educación básica (Misión Ribas) y preparar a los beneficiados a estudios universitarios (Misión Sucre), por lo tanto una misión educativa puede depender de otra.
2- El segundo grupo sería en el aspecto alimentario y servicios básicos, que van desde dotar las zonas pobres de ambulatorios eficaces y otros servicios médicos asistenciales (Misión Barrio Adentro), embellecimientos de lugares públicos (Plan Bolívar 2000, ya desaparecido), la construcción de vivienda cuya escasez es crónica en el país (Misión Hábitat), y posiblemente la más ambiciosa, la que permite la mejor distribución y almacenamiento de alimentos además de bajos y mejores precios por medio de mercados y supermercados (Misión Mercal).
3- Misiones misceláneas que incluye la mejora de las condiciones de las etnias minoritarias y marginadas, representadas en los indígenas (Misión Guaicaipuro), agilización del trámite de los documentos de identidad del ciudadano común, cuya deficiencia había sido crónica en el país desde hace muchos años (Misión Identidad), la promoción de las actividades agrarias, que resultan fundamentales en un país demasiado urbanizado (Vuelta al campo).
TEMAS:
EL DESARROLLO COMO DISCURSO.
1-DESARROLLO COMO DISCURSO
Confrontar el desarrollo, es la necesidad vital para nosotros los del mundo dependiente vital  porque ello se juegan la autonomía, la personalidad y la  cultura,    las bases productivas y la visión del mundo que nos  ha dado  el hábito de vida como seres humanos y pueblo digno de respeto ,
Es evidente los que realmente han venido desarrollando, enriqueciendo y formulando fortuna y poder, han sido los que en este desigual juego se habían situado  con los más privilegiados, en la estructura económica social y política existente; ni los pobres ni los desposeídos por las injusticia del sistema capitalista se han desarrollado de la misma manera como se había postulado.
Para ello hay clases dominantes corren evidentemente peligró; porque  el capitalismo desorbitado que importamos al “desarrollarnos” hay  muestras de países que se encuentran al borde del desierto ecológico.
Es posible imaginar nuevas formas de organizar la vida social, económica y cultural a los sistemas económicos que puedan ser reorientados, así como lo tecnológico.
1- LA DECONSTRUCCIÒN DEL DESARROLLO
Hablar de construcción y deconstrucción del desarrollo resulta dicotómico cuando se propone tomar posición: si hablamos de construcción negamos la posibilidad de deconstrucción y viceversa, sin embargo el estudio de los dos argumentos plantea una visión más objetiva del tema y aclarar un poco el verdadero proceso que supone  dos argumentos plantea una visión más objetiva del tema y aclara un poco el verdadero proceso que supone el desarrollo.
 Desde cada una de las perspectivas el desarrollo se estudia como proceso solo que en  bases y tiempos diferentes, la deconstrucción por su parte lo analiza como un fenómeno  histórico que se consolido por medio del discurso y que resulta irreal ya que únicamente está basado en un sistema de representaciones y la construcción como un proceso objetivo para los países que  se denominan subdesarrollados que implica factores políticos, económicos, sociales y culturales, no obstante existe un punto de encuentro de las dos “escuelas” que se han adentrado en el tema que resalta la importancia de creer en la posibilidad de progreso para los menos favorecidos,  para el efecto difieren en sus métodos para lograrlo.
Los factores políticos y  económicos que intervienen en el desarrollo han constituido
la base de los argumentos   de los que intentan desmontar la teoría del desarrollo como de los que la defienden, en  los análisis sobre  el tema se puede ver como se configuran los dos aspectos como puntos focales para determinar la manera de llevar este a cabo y la efectividad que devendría de la implementación o no de dicho proceso. En el caso de América Latina el rol de estos dos ámbitos ha resultado determinante tanto para los progresos que se han logrado dentro de las metas impuestas por los organismo  internacionales que abogan por el desarrollo, como para los limites y fallas que interfieren con el proceso, y aunque la mayor critica al termino introducido por occidente  se fundamenta en conceptos mas culturales dicha critica se refiere principalmente al olvido de el aspecto mencionado por las determinaciones económicas y políticas. La particularidad de los procesos latinoamericanos hacen detenerse en la necesidad de un estudio un poco más detallado de la influencia de estos dos aspectos tanto en la construcción como en la deconstrucción del desarrollo en la región, tema que es el objetivo del presente ensayo a fin de lograr obtener una perspectiva de lo que considero es un desarrollo sano y posiblemente viable.
En América Latina los intentos de desarrollo han estado ligados principalmente a la modificación de los procesos económicos internos, y en países como Colombia y Venezuela vemos un crecimiento del sector agrícola logrado por medio principalmente de la tecnificación, en aras de que dicho sector más productivo.
La democracia –real y estable- se configura como condición para el desarrollo, en el que se recalca la importancia de las elecciones y el pluripartidismo al igual que un periodismo investigativo fuerte y una estabilidad política, estos factores favorecen y de cierto modo fomentan la transparencia en la destinación de recursos para proyectos de desarrollo al tiempo que se instauran sistemas de valores que se suponen son requeridos, para el caso los derechos de los trabajadores, derechos humanos, entre otros.  Dentro de este planteamiento América Latina presenta un estancamiento debido su sistema democrático no funciona de una manera adecuada, no existe institucionalidad en los partidos  por lo que el pluripartidismo no es ni estable ni fuertes en políticas de oposición a los gobiernos de facto y se configuran mediante redes clientelistas lo que a su vez genera violación de los derechos humanos, mala destinación de recursos  y corrupción para destinación de los mismos, factor que proporciona impedimentos en la solución de problemas relativos a la pobreza y la distribución equitativa de la renta.
Igualmente dichas redes clientelistas impiden la construcción de un periodismo investigativo serio, fomento la impunidad y la invisibilidad de los problemas sociales aquejante en la región. A pesar de estos obstáculos el gasto social en América Latina se ha venido incrementando en algunos países.
Deconstrucción del desarrollo en América Latina: rol de la economía y la política.
Dentro de los intentos de deconstrucción de la teoría del desarrollo, además de los argumentos que proponen este como un discurso occidental, descontextualizado para el caso de América Latina  y en constante choque con la cultura de nuestros pueblos, existen otras críticas más generales igualmente aplicables al caso de la región en cuanto a la imposibilidad del logro del desarrollo por medio de los parámetros propuestos por Europa y USA en los tiempos de la pos guerra. A pesar de las acusaciones del escritor Arturo Escobar, la deconstrucción del desarrollo no ha estado propiciada únicamente por quienes mantienen posiciones en contra del desarrollo, las mismas Naciones Unidas a partir de mediados de los 90s evaluaron como el desarrollo económico no aseguraba por ejemplo el desarrollo general de las naciones, conceptos que se suponían desde años atrás inseparables; podríamos asegurar que las mutaciones sufridas por el termino desarrollo y la manera de construirle se ha propiciado por la deconstrucción y reformulación de las teorías que se han implementado al respecto.
En la deconstrucción las críticas al sistema capitalista como modelo de no desarrollo son bastante lógicas y estructuradas, si se piensa el sistema de mercados y principalmente la llamada teoría de Pareto encontramos que el beneficio de una nación por medio de el crecimiento de la renta es irreal ya que el mercado es imperfecto, la creación de monopolios y economías a grande escala impiden la competencia sana y coartan las capacidades de las personas para  incrementar su economía personal y por ende su calidad de vida. Así a pesar de presentar un país una renta alta es probable que esta no sea repartida entre sus habitantes y por ende los índices de pobreza no se verán reducidos. Otra de las contradicciones fuertes del desarrolla se devela en la manera de medir el desarrollo, los cuales son principalmente cuantitativos y en especial económicos, Sen plantea como las bases de datos referentes en los ingresos per cápita no devela la realidad del desarrollo debido principalmente en que la posibilidad de progreso con la que cuenta un individuo se ve reflejada en las capacidades con el que este cuenta para convertir dichos ingresos en libertades, por otra parte dichas bases imposibilitan vislumbrar la distribución de dicho ingreso por lo que no nos dicen sobre el avance en la lucha contra la pobreza y el denominado subdesarrollo.
Otro punto de vista que de cierto modo destruye el argumento sobre el que se generó el concepto del desarrollo y por ende el subdesarrollo referente a lo económico se basa en la imposibilidad que brinda el sistema económico reinante para que los países latinoamericanos suban en el escalafón de países tercermundistas, ya que este se reproduce no solo para dichos países sino también para los del primer mundo por lo que sobre estas bases los países con mayor desarrollo harán más avances sobre el mismo por lo que la brecha con los del tercer mundo será cada vez mas grande.
Con respecto a la deconstrucción desde la política hablamos de una dominación en dicho ámbito de la potencia norteamericana sobre los países latinoamericanos sobre todo desde el discurso que define de manera indiscutible la destinación de recursos y políticas públicas. Para Arturo Escobar esto no dista del discurso colonialista de los siglos anteriores en los que las poblaciones africanas e indígenas de América eran tratados como seres inmaduros incapaces  de generar por si mismos sociedades “civilizadas”. Así se instaura dentro de los políticas latinoamericanas estrategias basadas en la experiencia de occidente, las instituciones educativas son plagadas por sistemas de conocimiento ajenas a las culturas de los pueblos y se subestima la tradición ancestral y sus métodos de enseñanza. Por otro lado la inmadurez política que presentan  los países latinoamericanos es el mayor obstáculo de este tipo para concebir el desarrollo como un proceso viable y prometedor, además de la acolitación de prácticas corruptas en la administración pública por parte de los países que ejerce dominación sobre los países latinoamericanos y que supuestamente velan por el desarrollo.
Las críticas más frecuentes al desarrollo se hacen desde bases empíricas que no develan nada prometedor en la reducción de los índices de subdesarrollo.
Conclusiones
•          Efectivamente el desarrollo puede concebirse como un concepto surgido e instaurado por occidente, pero a pesar de las críticas dependientes de dicha afirmación este no parece tan distante como fórmula de progreso.
•          La economía por su parte representa uno de los pilares de la construcción de los mercados, ya que se liga al progreso de esta la disminución de la pobreza y los índices de subdesarrollo en general, pero resulta más un factor instrumental que determinante en el alcance del desarrollo.
•          En América latina la construcción del desarrollo desde la economía ha estado enfocado al sector agrícola, a pesar de contar como requisito de este propuesto por el discurso de occidente la ampliación de procesos de industrialización y manufacturación.
•          La configuración política asegura el desarrollo en la medida que se crea un sistema de valores que lo fomentan, basados principalmente en los derechos humanos, los derechos de los trabajadores, la protección de la propiedad privada.
Al igual que las políticas públicas que se configuran dentro de los sistemas democráticos reales y estables aseguran la destinación correcta de los gastos en proyectos que efectivamente beneficien el desarrollo de la sociedad más vulnerable.
•          La deconstrucción del desarrollo desde lo económico a demás del llamado discurso de dominación capitalista, se realiza en base a las imperfecciones del mercado y el constante y mayormente acelerado proceso de desarrollo que viven los países del primer mundo que genera brechas mayores en el escalafón en el que América latina se denomina del tercer mundo, imposibilitado a este su escalada.
•          Con respecto a lo político se plantea el desarrollo como un medio de dominación en este ámbito instaurado por medio del discurso similar al colonialista surgido en siglos anteriores, de otra parte esto devela las incoherencias en el planteamiento de los esquemas sobre los que se lleva a cabo el proceso del desarrollo y las particularidades sociales, culturales de la región lo que hace que las políticas publicas sean ineficientes y enfocadas a metas irreales e inalcanzables.
•          El desarrollo es posible siempre y cuando se realice una contextualización de sus métodos y un perfeccionamiento de sus sistemas para lo que lo que debe mutar no corresponde principalmente a nuestras culturas sino a las imperfecciones de las teorías del desarrollo planteadas, sin desecharlas en su totalidad.
A) TEORÍA DEL MODELO DEL DESARROLLO
 A lo largo de la historia, la humanidad ha sufrido un sin fin de cambios en su estructura que modifican su economía y por lo tanto su estilo de vida.
 Esto se debe a que con el paso del tiempo surgen nuevas ideologías que el humano va adquiriendo con la experiencia y el intercambio con otras culturas. Como es el caso de la globalización.
 El desarrollo humano es un proceso de descubrimiento, de crecimiento, de humanización, de conquista de la libertad; representa el esfuerzo de los hombres y mujeres por conquistarse a sí mismos a través de la iluminación de la inteligencia y el fortalecimiento de la voluntad, con apertura como resultado del amor a los demás. Expresa un perfil de hombre que encarna convicciones y creencias, funcionales a un ideal de sociedad, y que integra la conducta colectiva, al comportamiento humano social y de valores deseables. En una sociedad como la nuestra, los valores expresan el perfil de hombre como desarrollo de un contexto cultural y un concepto de nación.
La humanidad ha pasado por varios modelos de desarrollo y actualmente existen varios, los cuales forman parte de la vida cotidiana en algunos lugares:
 • Esclavismo
 • Capitalismo
 • Desarrollo sustentable
 • Globalización
 Cada uno con sus respectivas características y formas ideológicas que tienen obviamente sus pros y sus contras.
 *La forma de desarrollo esclavista es propio de un nivel de desarrollo de las fuerzas productivas netamente preindustrial. El capital es escaso, no habiendo incentivos para la inversión aunque se amasen inmensas fortunas (se acumulan objetos de lujo, propiedades inmuebles y esclavos, no interesando los bienes de producción como maquinaria); las técnicas son muy rudimentarias y tradicionales, no habiendo incentivo para mejora aunque pueda haber un espectacular desarrollo intelectual Pre-científico (la filosofía clásica). Tierra y trabajo son las fuerzas productivas fundamentales.
La forma de desarrollo capitalista es un sistema económico   (y por tanto también interactúa con sistemas sociales) en el   que los seres humanos y las empresas llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios mediante transacciones en las que intervienen los precios y los mercados.    Surgido en Europa en el siglo XVI y concebido al menos, de tres formas diferentes dependiendo del énfasis en la consideración de ciertas características como determinantes o intrínsecas desde enfoques respectivamente políticos, culturales y sociales, sin que esto implique una exclusión mutua de las diferentes definiciones.
 En cada caso existe una referencia en el origen etimológico de la palabra capitalismo a la idea de capital), y estas referencias son co dependientes: quienes crean o adquieren capital permanecen como propietarios (capitalistas) durante el proceso de producción; la rentabilidad del capital invertido en un libre mercado de productos y servicios es el eje central de la vida económica.
2-GLOBALIZACIÓN Y DESARROLLO
A) EL DESARROLLO SOSTENIBLE: DIALOGO DE DISCURSO
*El ámbito del desarrollo sostenible puede dividirse conceptualmente en tres partes: ambiental, económica y social. Se considera el aspecto social por la relación entre el bienestar social con el medio ambiente y la bonanza económica. El triple resultado es un conjunto de indicadores de desempeño de una organización en las tres áreas.
 Deben satisfacerse las necesidades de la sociedad como alimentación, ropa, vivienda y trabajo, pues si la pobreza es habitual, el mundo estará encaminado a catástrofes de varios tipos, incluidas las ecológicas. Asimismo, el desarrollo y el bienestar social, están limitados por el nivel tecnológico, los recursos del medio ambiente y la capacidad del medio ambiente para absorber los efectos de la actividad humana.
 Todas estas excepto el desarrollo sustentable y el esclavismo tienen como objetivo solo el beneficio monetario o económico sin importar lo que le cause al medio ambiente y las empresas son beneficiadas, debido a que el ser humano tendemos a explotar los recursos y gracia a la mercadotecnia consumimos bienes innecesarios. Se debería crear más conciencia.
GLOBALIZACION: CRISIS AMBIENTAL Y EL SURGIMIENTO DEL DESARROLLO SUSTENTABLE
 Declaración Sobre El Derecho Del Desarrollo (1986)
El desarrollo sustentable propone un mejor estilo de vida con solo lo necesario, está consciente de que los recursos son inagotables.
No puede haber una sociedad floreciente
Y feliz cuando la mayor parte de sus
Miembros son pobres y desdichados.
Adam Smith
La sociedad, se dirige hacia una crisis donde los organismos de estado tratan de identificar las causas de dicha problemática; Algunos estados tratan de persuadir esta crisis con métodos de planificación, los cuales son cuestionados por su forma de implantación; No obstante, los diversos factores relevantes que atacan en pro de la superpoblación, no son tenidos en cuenta muy a fondo, y la sociedad está altamente dirigida a un cambio demográfico, por falta de culturización, un bajo nivel de educación entre otros.
Globalización constituye un aspecto fundamental del mundo contemporáneo.
Designa mercado global y calentamiento global con una brutal división entre ricos y pobres, así como una progresiva preocupación ambiental.
En este contexto ha surgido un discurso identificado con un globalismo ambiental, cuya expresión más difunda se resume en la fórmula del desarrollo sustentable.
En la década de los ochenta, la idea de sustentabilidad fundamentada en una buena gestión de los recursos naturales y una economía respetuoso de la biosfera, surgió como una opción atrayente, no obstante a pesar de su amplia aceptación, el  tema del desarrollo sustentable ha mostrado signos de desgastes.
El proceso de cambio que se deriva de esta idea incluye a los ecosistemas, de la demografía y las estructuras políticas y asume una perspectiva planetaria, para preservar la sustentabilidad de los ecosistemas, sobré  los cuales descansa la economía global
Visto de esta forma, el concepto de sustentabilidad, se presenta como una formulación, imprecisa que no establece distinciones entre las diferentes necesidades humanas culturalmente determinada, entre aquellos países altamente industrializados del centro del sistema económico mundial, ni aquellos países altamente industrializados del centro del  sistema económico mundial, ni aquellos países pobres de la periferia.
Tampoco establece distinciones entre las necesidades humanas y los deseos de los consumidores en relación a la satisfacción en lo cual se orienta la mayor parte del consumo.
Si el término sustentable significa que las cosas duren más tiempo, que sea más permanente y duradero, cabe preguntar ¿qué es lo que se quiere sustentar y hacer perdurar?
En referencia al desarrollo sustentable como modelo para la práctica de medidas efectivas a fin de resolver los más graves problemas ambientales, subyace un campo de confusión, debido a los enfrentamientos entre variados intereses y disputas ideológicas.
En el marco de la ideología globlalista, ha hecho suya la preocupación ambiental, proponiendo la formula de la sustentabilidad, como base de una gestión global, que en el fondo busca la supervivencia al capitalismo.
En América Latina, la expansión de la lógica mercantil, ha generado profundas perturbaciones socio económica, culturales, política, ecológicas entre otras, las  perspectivas neoliberal que asume al el mercado como el escenario socio ideal, en su afán de, desregulación e ignorancias de los fines colectivos, ha promovido una gestión ambiental, basada en la privatización  de los  recursos naturales.
Esta gestión ambiental, al privatizar bienes y recursos naturales comunes, reduce la naturaleza a capital natural y convierte a la conservación en una inversión financiera cuyo propósito es la rentabilidad y ganancias económicas.
Al reclamar por un desarrollo sustentable que implica una reorganización de las actividades económicas y tecnológicas para hacerlas compatibles con la armonía ecológica y facilitar su emulación universal, se refuerza el dominio y desmembramiento social y ecológicos de bosques, sabanas tierras de cultivos, ríos, lagos entre otros, estos recursos son aislados los tejidos o fragmentos que aún perduran en ellos y convertido en substratos para el productivismo y el comercio internacional sin límite alguno.
De la misma manera se fragmentan y empobrecen los universos sociales, asociados a estos sistemas naturales, de los cuales millones de seres humanos derivan sustentos, conocimientos tradicionales y significaciones de identidad.
En resumen el globalismo que pregona sustentabilidad, hace del productivismo y la eficiencia en el manejo de los recursos naturales un dogma, que promueve un ambientalismo tecnocrático e ignora toda referencia ética y las relaciones de poder de las identidades culturales.
*GLOBALIZACION Y DESARROLLO
Una mejor calidad de vida una educación más sólida, un Estado más inteligente una sociedad más libre pueden generar el éxito de un país.
Según el rector de la Universidad Bicentenaria del estado Aragua, existen dos temas grandes que copan la escena internacional de la sociología humana: La Globalización y el Desarrollo de las Naciones.
Muchos se han referido a la globalización como un proceso de carácter económico, cultural que impone la sociedad industrializada, sobre la sociedad no desarrollada. Sin embargo expertos en la materia indican que la globalizaciones un proceso de evolución social de la humanidad, que está vinculada con la tecnología, la innovación del conocimiento o descubrimiento de investigación.
En este sentido vale la pena observar la diferencia y eficacia de cada uno de los caracteres de estas dos corrientes.
En realidad lo que se pretende llevar a todas partes el conocimiento y la tecnología; estos son los agentes liberadores de las sociedades. Son herramientas que permiten la creación de medios para el progreso de la humanidad.
*DESARROLLO SOSTENIBLE EN VENEZUELA
Concepto básico: es concebido como el proceso de capacitación colectiva, para mejorar la calidad de vida, lo  que se necesita es una educación sólida y que llegue a cualquier sociedad. Un Estado inteligente que proporcione todas las herramientas necesarias para poder lograr tal calidad de vida, y una sociedad libre.
DIALOGO DE DISCURSO
3- EL DISCURSO LIBERAL
Este discurso se toma en sentido filosófico y antropológico, es considerado en occidente como el poder de la humanidad y como su salvador. ese occidente se identifica como Estados Unidos de Norte  América, Inglaterra, Francia, Canadá, Italia Y Alemania.
Por el poder en la ciencia y la tecnología, el dominio de los mercados mundiales, Occidente expresa su hegemonía política y su poder, por lo cual alcanza la espera de los discursos científico.
DESARROLLO ENDOGENO
Concepto: es la evolución social  de la humanidad que, brota como un volcán, desde dentro de él hacia afuera.
Es necesario acotar que este concepto es producto de la evolución del pensamiento estructuralista latino americano. Luego este pensamiento se transforma mediante el proceso de renovación y actualización en el corriente neo- estructuralista, con finalidad de interpretar las causas y problemas derivados de la crisis económica de la región.
El desarrollo endógeno se basa en la necesidad de darle particular importancia a los recursos productivos acumulados y potenciales del país.

CARACTERÍSTICA DEL DESARROLLO ENDOGENO DEL PAIS
Es una alternativa del modo de vida integral.
Es una opción ecológica ante el modo de vida aniquilador.
Busca reconvertir la cosmovisión artificial creada por el neocolonialismo y el consumo irracional, y cambiarlo por una visión centrada en valores comunitarios.
OBJETIVO DEL DESARROLLO ENDOGENO
Capaz de fomentar y establecer los medios de producción necesarios para cubrir la necesidades básicas y ampliadas de las personas.
Estos objetivos se implementaran a través de estrategias endogenizadora que influyan en lo cultural, lo económico y lo educacional, partiendo del uso e invención de nuevas tecnologías.
DESARROLLO SOSTENIBLE
Un concepto básico para entender la acción de las naciones es el Desarrollo Sostenible. Concebido como el proceso de capacitación colectiva, para mejorar, generar una mejor calidad de vida, lo  que necesita una educación sólida un estado inteligente y   una sociedad libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada